20150504201828-4168409-xcy1cmecq69skr3pyotutxz3rmp4comrye4-ngsqjo-qn41ragjv66xoebuzgeoz6oo8gmsj7nmsyswqbfz0w-.jpg

Después del homenaje que hemos dedicado a los orígenes del cine , continuamos en la historia del celuloide viajando a la década de los años 20. Había finalizado la Primera Guerra Mundial y con el regreso del mundo a la normalidad, llegaba un cine marcado por la evasión y el puro entretenimiento. Historias de ambientes exóticos, el género de aventuras y la figura del heroe romántico, llenó las pantallas de Hollywood, pero al mismo tiempo fueron surgiendo algunas prospuestas a contracorrientes para desmarcarse de este cine comercial. Vamos a hacer un homenaje a todos ellos que valientemente se atrevieron a innovar con los conceptos, los ritmos e incluso las formas cinematográficas, aunque muchos de ellos pagaron el precio de convertirse en artistas malditos. 

Nuestro viaje a los años veinte lo haremos en seis episodios. 

Uno, nos introducirá en el cine de Hollywood y en las vanguardias de aquella época.

               

                         

                   El montaje de Serguei Eisenstein.

                       (El acorazado Potemkin)

                   

                    El surrealismo.

                                        (El perro andaluz, Luis Buñuel)

El orden será el siguiente.

Episodio 1. Avaricia. Erich von Stroheim.
Episodio 2. ...Y el mundo marcha. King Vidor.
Episodio 3. La cinematografía rusa.
Episodio 4. Dreyer. La pasión de Juana de Arco.
Episodio 5. Abel Gance.

Los dos siguientes episodios fueron dos respuestas en el propio seno de los Estados Unidos. La primera, a cargo de un cineasta emigrante europeo, Von Stroheim, Avaricia (Greed) y la segunda propuesta, Y el mundo marcha (King Vidor). Dos películas que coincidieron también por la major que la produjo, la Metro Goldwyn Mayer.        

     

                             

También te puede interesar. 

Una página de locura. Sorprendente película japonesa de los años veinte.