20130108032925-doce-monos.jpg

Siempre nos hemos imaginado cómo será el futuro, la vida del mañana, inventos que han de llegar, sociedades en constante cambio y revolución, nuestros temores más primitivos; pero un día descubrimos que el futuro es ahora. Homenajeamos a unos de los grandes géneros del séptimo arte: la ciencia-ficción. 

- “Hay algo ahí afuera. Y no es humano”. 

El cine siempre se ha sentido fascinado por las criaturas extrañas, los seres extraordinarios que mutan por nuestra propia irresponsabilidad, como los que surgieron en los años cincuenta a causa del temor de la Guerra Fría y la amenaza nuclear o los monstruos japoneses “destruye-ciudades”.

                      Maria Metropolis

                 2001_odisea_espacio

Hasta que a finales de los 70, se diseñó la criatura alienígena como nunca antes habíamos podido imaginar. Una idea que ya se proyectaba en los orígenes del género: fuera de los límites de nuestro planeta, existe vida. El cine nos ha acercado a esta posibilidad desde el terror por considerar al extraterrestre como un invasor. Al principio servía como pasto de la metáfora política, en el contexto de la Guerra Fría. La obsesión anticomunista de los americanos se tradujo en Hollywood en una infinidad de títulos que anunciaban una invasión alienígena. En su afán de buscar rojos incluso debajo de la cama, se contagió en una paranoia que dio lugar al nacimiento del género. 

- “Es hora de que corra la voz. La voz de… pánico”.

Monstruos de todo pelaje, aliens, viajes por el espacio, robots y las conspiraciones forman parte de un género con algunos puntos en común (la plaga, el complot, el desdoblamiento de la personalidad) y conecta con propuestas ya vistas: la influencia de la obra de Jack Finney, La invasión de los ladrones de cuerpo

- Vamos, la historia de los ladrones de cuerpos es una historia inventada, la puedes encontrar en la sección de ciencia-ficción de la biblioteca.

- Y La Lista de Schidler, también, pero toda ficción se basa en algo real, ¿no? ¿Qué nos enseña la Srta. Burke en la clase de literatura? "Escribir de lo que sepáis". Quizás ese escritor...

- Jack Finney.

- Se encontró con alienígenas en su instituto y quiso escribir sobre una invasión. 

                     La invasión de los ladrones de cuerpos

En realidad, la ciencia-ficción no ha hecho otra cosa que tomar la temperatura del mundo. Así los creadores del género se enfrentan al desorden mundial que le rodea, con el pánico, conflictos y paranoia. Incluso hasta el punto de diseñar el día de mañana. La ciencia-ficción ha bebido de la magnífica literatura de anticipación para crear unos mundos futuros cada vez más totalitarios, conflictivos, apocalípticos. Verne, H. G. Wells, Orwell o Bradbury son algunos de los muchos escritores que han hecho que el género sea como lo que es.También la ciencia-ficción ha tratado el tema de los viajes en el tiempo. En La Jeteé, un clásico de Chris Marker, el protagonista viajaba desde el pasado con el fin de cambiar el futuro. 

-Viajará al pasado para hacer unas observaciones importantes, hará una gran contribución para salvar el planeta. 

Terry Guilliam adoptaría la misma propuesta en Doce Monos, con dos ideas fundamentales: el terrorismo y la guerra bacteriológica.

-Voy a crear un virus que acabe con toda la humanidad y con el resto de animales y los árboles. 

Como vemos, uno de los objetivos de la ciencia-ficción es repararlos, como sucedía en La naranja mecánica con el "metodo Ludovico".

-¿En qué consiste el tratamiento que voy a seguir?

-No es nada complicado.

                                   método ludovico

Pero existe otro tipo de temas como por ejemplo, la opresión ejercida por gobiernos, corporaciones o empresas. Entre los títulos clásicos encontramos el de la novela de George Orwell, 1984, adaptada al cine por Michael Radford.

-¿Cuántos dedos te estoy mostrando, Winston?

-Cuatro.

-¿Y si el partido dice que no son cuatro sino cinco?

Entonces, ¿cuántos son?

-Cinco.

Hasta que el hombre se ha preocupado por explorar la mente y sus interioridades, la cuestión del destino, etc. Influenciados por los años 60 y autores como Phillp K. Dick, exploramos la condición humana, hurgamos nuestras psiques, expandimos nuestras mentes.Y mientras nos asomamos a nuestro interior, volvemos la mirada a las otras fuerzas, a lo desconocido. Hacemos un viaje hacia el futuro. 

Bienvenidos al mañana.

Te puede interesar también.

Jack Finney: De la literatura a un género clásico de la ciencia-ficción.

Monstruos en el cine: criaturas extrañas de películas.

¿Real o ficción? ¿Sueño o realidad?