20150208213206-cine-el-nacimiento-de-una-nacion3.jpg

Un día como hoy, 8 de febrero, hace cien años se celebraba la premiere en Los Ángeles de una película que marcó un hito en la historia de la cinematografía, aunque se trate de un film controvertido por verter una ideología a favor del Ku Klux Klan. Se trata de El nacimiento de una nación, título emblemático del cine mudo que supo aunar todos los recursos técnicos y narrativos que se habían ido desarrollando hasta ese momento (1915).

Son múltiples los aspectos técnicos que presenta la película (la alternancia de planos generales, el uso de los primeros planos, los efectos especiales, el despliegue de figurantes y extras en las secuencias de los combates) mientras destacan algunas escenas como por ejemplo aquella que muestra el asesinato de Abraham Lincoln, interpretado por uno de los grandes directores del Hollywood clásico: Raoul Walsh.  

D. W. Griffith contaba con una dilatada carrera con pequeñas películas cuando se lanzó a dirigir su primer largometraje ambientado en la Guerra de Secesión. El nacimiento de una nación lo contaba desde el bando del Sur, y de ahí que brindase una visión del heroísmo del Ku Klux Klan. El propio Griffith se había criado en las  influencias del Sur y era nieto de un soldado confederado que había participado en la guerra, lo que explica que su película hiciese una apología del racismo tan enconada que incluso en su época recibiría importantes críticas. De hecho, muchos actores negros no quisieron participar en su rodaje, reservándose los principales papeles para intérpretes blancos que fueron tintados para la ocasión. Demos paso al reportaje audio-comentado, tras esta breve presentación.