20140208051711-mindscape-cines-barcelona.jpg

Producida por Jaume Collet-Serra, -cineasta que desarrolla su carrera en Hollywood-, con fotografía a cargo de Oscar Faura (responsable de esa tarea inmensa que fue Lo imposible) y la música por Lucas Vidal; los tres padrinos de lujo de este estreno en el largometraje de Jorge Dorado, como también  una marca de un estilo que imprimen en la película. Porque, Jorge Dorado, con Mindscape, es el último en sumarse a las óperas primas Made in Spain que parecen estar dispuestas a dar el salto a Hollywood como única forma de hacer cine en nuestro país; es decir,  responde a la perfección a la fórmula de éxito del cine  de género. “Es cine español porque se rueda en España, con talento español y con gente española, pero son películas que se ruedan en inglés porqué hay historias que es mejor rodarse en inglés y otras, en español”.

Nos encontramos con un equipo técnico en su mayoría español, encabezado cómo no puede ser de otra forma por su director, Jorge Dorado, pero con financiación y reparto americano.  La película es una ópera prima, lo que ya dice mucho, y su realizador se ha formado como cortometrajista (tras nueve cortos) y como asistente a la dirección a las órdenes de cineastas a la altura de Pedro Olea (Tiempo de tormenta) o Mario Camus (La playa de los galgos), pero también ha trabajado en películas internacionales como Moulin Rouge de Baz Luhrmann .

Por lo tanto, nos encontramos con un lustroso equipo técnico, que sufre el lastre de una historia con muy poco gancho, fruto de un pobre guión a cargo del americano Guy Holmes.

-¿Sabes lo que es un detective de la memoria?

-Alguien que saca el dinero a los ricos.

En el reparto, encontramos a dos veteranos actores americanos: Mark Strong y Brian Cox, y junto a ellos, Taissa Farmiga (hermana de Vera Farmiga y protagonista de The bling ring) y Alberto Amman (Celda 211). Joe Washington (Mark Strong) es un “detective de la memoria” y su profesión consiste en escanear la mente de las personas para extraerles los recuerdos. En el caso que lleva entre manos, se encuentra con una adolescente (Anna) que se niega a comer y las sesiones empiezan a revelar un asunto oscuro, de la chica, durante su infancia, sin saber si es víctima de malos tratos o una sociópata. 

-¿Quién es esa chica? Dónde fuera que iba, ella siempre estaba haciendo lo imposible para que nos quedáramos a solas.  

De sus anteriores trabajos en el cortometraje destacamos uno que estuvio nominado a los Goyas: La guerra, que manifiesta oficio para extraer buenos réditos con escasos materialesM unos cortos que demuestran un interés social que, por supuesto, desaparece en su ópera prima. Mindscape entra de lleno en el thriller, con elementos sobrenaturales, sin mayor pretensión que el entretenimiento. Mark Strong explicaba que la película “no era fácil de encajar en un género único, quizás en el de suspense, el cine negro clásico con mujer fatal”. De hecho, el guión de la película juega con el espectador con escenas de tensión que resultan artificiosas y poco creíbles; a lo que habría que sumar un final feliz de lo más convencional. A pesar de ello, fue reconocido en los Goyas, nominándole a Mejor Director Novel.