20140120021445-insidious2-hershey-mirrorghost-full.jpg

Hablar de Insidius nos lleva a hacerlo de una de las películas que marcaron a fuego a toda una generación de cinéfilos, amantes del terror, hace treinta años: Polstergeist (Tobe Hooper, 1982). Podríamos culpar a Steven Spielberg de definir las claves del horror doméstico en “Something Evil”, todo un ejercicio televisivo que sentaría las bases de futuros fantasmas , aunque sea Tobe Hooper quién firmaría la principal referencia de este subgénero (eso sí, con la sombra de Spielberg no muy lejos).

-¿Qué pasó cuando su hijo despertó?

 Ahora regresamos a los terribles sucesos que vivió la familia Lambert en “Insidius: Chapter 2” (2013), secuela de un argumento que parecía no tener continuación, tres meses después del estreno de la exitosa “The Conjuring” (2013), en mi opinión, mucho más interesante. Una película de atmósfera desasosegante que no aporta gran cosa al original, aunque complete la historia, contándonos lo sucedidos desde otros puntos de vista. Para empezar, contamos con el final de “Insidius” como punto de partida. La familia tratará de volver a la normalidad, se trasladan a la casa de la abuela –otra con grandes expectativas para el terror- pero pronto empiezan a producirse fenómenos terroríficos. Desde entonces, el argumento aparece estructurado en tres tramas narrativas, con un desarrollo atropellado y algo incoherente, en las cuales el guionista ha querido volcar un sinfín de referencias del género, partiendo de ese clásico de Tobe Hooper.

Cuando vi Polstergeist me impacto y quise hacer una película que respirara el mismo espíritu. Es una película que recreaba la atmósfera del terror de las casas encantadas de los años cincuenta como The Haunting (Robert Wise). Pero si Polstergeist marca el terror de los ochenta, yo quería hacer el Polstergeist de las nuevas generaciones”. A nivel conceptual recuerda a la película, apadrinada por Spielberg, -como también a The fog (John Carpenter, 1982): Tanto la hija de la familia de Polstergeist como los habitantes de Antonio Bay (The fog) eran víctimas inocentes de un crimen pasado, ocultado en una perspectiva de progreso.

Rose Byrne en Insidious: Capítulo 2

-Ha estado persiguiendo a mi familia y no ha acabado aún con nosotros.

Película tras película, y van siete, el realizador malayo –criado en Australia- está demostrando un talento para envolvernos en atmósferas desasosegantes.  Desde Saw, James Wan se ha convertido en una referencia del género y logra el prestigio tanto de crítica como público que ha acompañado a su carrera. A parte alcanza enteros en una temporada que le está saliendo redonda: con uno de sus principales trabajos –la interesante The Conjuring (2013)- y apuntándose un tanto en otra liga con la séptima entrega de Fast and furious.

Tampoco podemos olvidar que Insidius está apadrinada por el mecenas Jason Blum y su productora, Blumhouse, marcado por producciones de bajísimo presupuesto, pero extremadamente rentables, y por la libertad creativa y autoral. De hecho, Blumhouse está detrás de algunas películas fundamentales del género de los últimos años, como la saga Paranormal Activity, Sinister (Scott Derrickson), The lord of Salem (Rob Zombie), The purgue: La noche de las bestias (James DeMonaco) o Dark Skies (Scott Steward).

Una vez más, James Wan ha creado un film con todos los ingredientes del género, una buena ración de sustos y ciertas dosis de humor. Si es verdad que habrá una tercera entrega de Insidius, nosotros lo celebraremos igualmente.

-Ya sé lo que pasó, entré en ese lugar para recuperar a nuestro hijo y algo oscuro me atrapó.

Te puede interesar:

Blumhouse: La casa de los horrores.

Insidius: El Polstergeist de la nueva generación.