20130126204603-lucas-vidal.jpg

Lucas Vidal es uno de los jóvenes compositores instalados en Hollywood, como una de las grandes promesas, curtido en el mundo del cortometraje y el documental. Curiosamente Jaume Balagueró contó con él para la partitura de Mientras duermes, a pesar de que había trabajado con músicos tan reconocidos como Carles Cases o Roque Baños. Eso sí Vidal se desenvuelve bastante bien en el terreno del terror, con una partitura que genera tensión. De este modo, oscila entre una vertitente sinfónica con melodías al piano y sonidos muy originales que provocan angustia.

                           

 El problema de Lucas Vidal es que haciendo una música más destacada que muchos de sus colegas de Hollywood, lo cierto es que el compositor se ha dejado tentar demasiado por el sonido americano que  impera hoy. También es verdad que es lo que le piden los directores con quienes trabaja, a pesar de que está perdiendo gran parte de la música que nos fascinaba cuando trabajaba en España. Uno de los handicaps de la música de cine "made in Hollywood" es que no existe una auténtica melodia para un cierto tipo de películas.  Ruidos, música electrónica, sintetizadores o efectos electrónicos que sustituyen a lo que entendemos por música pura. El genial Vangelis imprimió un sello musical tan característicos que muchos cineastas buscan su estilo para aquellos films de ambientación futurista. En este campo encontramos la película La luz fría del día, cuya partitura se debe al compositor español. Podrían destacar el piano de "Back to boat" y el tema final, llena de ritmo que aparece titulado "Spain".

                                                Lucas Vidal

                                 

Lucas Vidal es también el responsable del soundtrack de The raven (El enigma del cuervo). James McTeigue confió en el compositor sin nisiquera conocerle, simplemente había leído que el español había trabajado a las órdenes de directores oscarizados. De hecho, el sello de Poe no aparece en ningún momento, uniéndose a otras producciones americanas que han buscado una película de época pero sin recurrir a la música de época. Piano y cuerdas, combinadas con sintetizadores y sonidos electrónicos.

 Su último trabajo, que ha quedado fuera de la terna de nominados a los Goyas 2013, es el de la película Invasor (Daniel Calpasoro), que lo hace con la ayuda de la Orquesta Sinfónica de Galicia y del renocido ingeniero musical Steve Kempster.

                               

 

Te puede interesar:

Intruders y Mientras duermes: Sitges 2011.

El enigma del cuervo.

Invasor: Calpasoro vuelve a la guerra con conciencia.