Ambas películas fueron presentadas en el Festival de Sitges 2011, al que asistí como impagable corresponsal de Terrorífilo y acompañando al equipo de una de los cortometrajes nominados en la sección oficial, "La última víctima" de Ángel Gómez.

Al director de Intruders, -la primera película que vamos a comentar- Juan Carlos Fresnadillo, me lo encontré minutos antes del estreno, en el hotel Meliá de Sitges, y tuve ocasión de conocerle y comentar algo de su película: “Optamos por el híbrido genérico porque creíamos que remitía muy bien con el sentido del miedo. Intruders condensa el terror, el thriller y el melodrama”.

 Es una película que resulta atípica, tanto por beber de tantas tradiciones como por ser un híbrido de géneros, como el mismo director nos señalaba. Filme emparejado con su anterior, 28 semanas después, de igual forma que Intacto mantenía lazos de unión con Esposados, mientras una y otra vez, el director canario se empeña en volver al cine género. Juan Carlos Fresnadillo, nos sorprendió con Esposados, un corto en el que aparecía el azar como elemento fundamental; tema con el que daba un paso más en su siguiente trabajo, Intacto. Una historia fantástica en la que proponía que la suerte se podía transmitir.

 -Aquí no existe la casualidad, tú has nacido con el don de robarle la suerte a otros.

 En la secuela del filme de zombies, 28 días después (Danny Boyle), Fresnadillo supo envasar en el formato del cine de terror la disfunción de una familia desde el interior y el exterior.

 En el Festival, también tuvimos ocasión de hablar con Daniel Brulh, quien confiesa que de pequeño era un poco miedica, por eso se identifica bastante con Intruders. “Crecí y pasabas las vacaciones en un pueblo que daba mucho miedo, porque se decía que allí había un vampiro. Así, el miedo era parte de mi infancia y con esta película recordé mucho de esos miedos universales, infantiles”.

-Tú me dices que es lo que te da miedo a ti y yo te cuento que es lo que me da miedo a mí.


Intruders es un filme de terror que rastrea el origen de nuestros miedos, aquellos atávicos y universales, propios de la infancia. En esta se nos presentan dos historias que discurren paralelas. Una de estas se desarrolla en Madrid, en la que Juan es un niño sumido por las pesadillas sin que su madre, una mujer insegura, logre enfrentarse a los miedos de su hijo. En Londres, encontramos a Mía, una chica de doce años que vive con su padre a las afueras de la capital y que descubre el miedo, encarnado en una figura sin rostro. El personaje de Carahueca, el punto en común de ambas historias.

 -Carahueca seguía buscando a un niño a quien robar la cara.

 Luisa, desesperada por no poder ayudar a su hijo, se pone en contacto con un joven sacerdote, Daniel Bruhl, mientras que el padre de Mía (Clive Owen) pretende exorcizar a la pesadilla a su manera, cuando descubre a un intruso en la habitación de su hija.

-Los monstruos son cobardes, cuando les planta cara, huyen.

-Este no.

******

El nuevo terror español llega para perturbar nuestros sueños. La película de Fresnadillo podría formar una doble sesión con el film de Jaume Balagueró, aunque no compartan temática, ni estilo, pero si nos traen un cine de género de calidad con sello español. Mientras duermes es un thriller psicológico, con referencias al mundo cinematográfico de Polanski (El inquilino quimérico) y Hitchcock, pero también con un pesimismo existencial derivado de la novela El señor de las moscas, de William Golding. Referentes que dan muestras dramáticas de una sólida puesta de escerna.  Luís Tosar se convierte en un conserje con un lado siniestro y Marta Etura va a ser su víctima perfecta. Jaume Balaguero se aleja del ritmo y los movimientos de cámara acelerados de Rec para contarnos una historia que puede pasarnos a cualquiera de nosotros. Y que por eso mismo resulta tan aterradora.

 -¿Feliz? Ese es mi problema que yo no puedo ser feliz.

Un solitario y amargado Luís Tosar trabaja como conserje en un inmueble de Barcelona,  lo que le permite conocer bien a sus inquilinos y acceder a sus casas. De este modo puede satisfacer su ansia enfermiza de trasmitir su infelicidad a los demás, golpeándole donde más les duele. Pero su objetivo principal es Clara (Marta Etura), para quien maltratarla se convierte en una obsesión, en un peligroso reto personal.  

-Tú sí que sabes cómo tratar a una mujer.

                        

En realidad es su némesis. Una joven vitalista, siempre sonriente, que representa la bondad; lo que odia César, esa vitalidad con la que siempre se encuentra sonriente, hasta que el villano se lo quita. De mil formas, incluso sin dudar por invadir su intimidad.

-El de los mensajes, ¿sigue molestándola?

-Y tú, ¿cómo sabes eso?

Otro de los personajes que podemos destacar es el de Úrsula, interpretada por Iris Almeida, relacionada con los niños perversos recurrentes en la filmografía de Jaume Balagueró. Una cría que pone en peligro el plan de César.

La acción, que sucede en un edificio donde hay un continuo movimiento de inquilinos, es puro Polanski, pero también puede recordar algo a su anterior Rec. El edificio resulta ser un microcosmo malsano, como el de Example, barcelonés, invadido por zombies; angustiosos como los de Polanski (desde El inquilino quimérico a Repulsión o La semilla del diablo), chalados como el de La comunidad (Alex de la Iglesias), e incluso oscuro y psicópata como el de La víctima perfecta, con la que Mientras duermes comparte algunos puntos en común.

-¿Sabes por qué te lo cuento? Para que sepas de lo que soy capaz.