20120916162419-220px-totalrecall2012poster.jpg

-Si estás viendo esto significa que se ha jodido todo, estoy hablando conmigo mismo y tu tienes la cabeza envuelta en una toalla mojada. Sea cual sea tu nombre, prepárate para una sorpresa. Tú no eres tú, eres yo.

 Total Recall es la adaptación cinematográfica del cuento de Phillip K. Dick "Podemos recordar por usted al por mayor", adoptando el título en castellano de Desafío total. El filme de Paul Verhoeven estaba protagonizado por un fornido Arnold Swarzeneger y tenía un decidido sabor a Serie B, una estética retro y un cierto humor que pierde la nueva versión. 

-Nena, ojalá tuviera yo también tres manos.

-Creo que te apañas muy bien con dos.

En la adaptación de Len Wiseman,  una impresionante puesta de escena nos apabulla, un diseño que recuerda a la estética del género de la sci-fi. Es esta ambientación del mundo futuro la que establece las bases de una alegoría con proyecciones políticas y económicas. La segregación ya estaba presente en la versión de Paul Verhoeven, con esa población mutante de Marte; que desaparece (al igual que en el cuento original), para profundizar en las diferencias sociales, ricos y pobres, separados en zonas geográficas distantes por una obra de ingeniería llamada la Catarata. 

                      total-recall-560

El relato original "Podemos recordarlo por usted al por mayor", es uno de los cuentos más famosos de su autor. La fábula de un obrero de la construcción que, tras desear ir a Marte, descubre gracias a los implantes de memoria que había sido un espía. El título original "We Can Remember It for You Wholesale" es un homenaje del musical de los años 60 "I can get it for you whosale", interesante porque supuso el debut en Broadway de Barbra Streisand.  A parte de estas dos películas, el relato de K. Dick tuvo una adaptación televisiva ("Total Recall 2070"), de producción canadiense y a cargo de un solvente realizador del género Mario Azzopardi. 

 Así el relato de Phillip K. Dick muestra un retrato de la humanidad desde varios niveles, con el  marco de lucha de poder, el de siempre, la resistencia contra la dictadura, la colonia contra el imperio. Pero también se muestra próximas a grandes cuestiones, con la filosofía de fondo, con la identidad, la noción de realidad, la memoria o la manipulación del individuo a través de implantes de  recuerdos.

 -Su memoria se ha borrado, en tu mente se ha implantado la que tu crees que has vivido.

De hecho, el título "Total Recall" alude a la memoria eidética, más conocida como memoria fotográfica, y a la relación memoria-identidad,  temática absolutamente propia en la obra de Phillip K. Dick. Sólo habría que recordar el "Total Recall" original con ese personaje de Quato. 

-¿Qué es lo que quiere, señor Quaid?

-Lo mismo que usted, recordar.

-¿Y por qué?

-Para recuperar mi identidad. 

                                     total-recall-george-kuato1

El film originial tenía su encanto, un look retro ochentero, el personaje de Sharon Stone  o esos mutantes a cargo de Rob Bottin (que había sido colaborador de Paul Verhoeven en RoboCop). Dan O’Bannon, guionista en Alien, el octavo pasajero, fue el reponsable del guión y se pensó en la dirección a David Cronemberg y a William Hurt como protagonista. Cuando Carolco se hizo cargo como productora, nombró a Verhoeven como director (aunque sobreviendo los mutantes de la historia original) y a Arnold Swarzeneger, como el actor principal. 

Uno de los grandes atractivos de la película original era su banda sonora, compuesta por Jerry Goldsmith.  El tema principal seguía un esquema de sonidos de tambores metálicos inspirados por la música de Conan el Bárbaro

                               

Pero "Total Recall" -en la versión de Len Wiseman - sufre, al menos, dos grandes males de Hollywood. Uno es la capacidad casi infinita de los Grandes Estudios por el reciclaje, desde todos los géneros posibles, pero especialmente, en la ciencia-ficción. La máquina de hacer fotocopias en Hollywood sigue funcionando y la sci-fi aparece en la cumbre, remake a remake: desde El últimatum a la Tierra (Rober Wise) a La cosa (John Carpenter). El segundo problema es levantar grandes expectativas, para al final acabar en lo de siempre.  Uno de los titulares de la prensa norteamericana, el New York Times, lo define perfectamente: "ir en la línea del máximo ruido y del mínimo sentido". Las dos películas hacen suya la máxima del cine de acción: "la adrenalina por decreto", obviando en el camino todo lo bueno que la literatura del autor podía ofrecer. 

 De hecho, la forma de plantear sus novelas en la gran pantalla, convierte las historias de Dick en unas Space operas con persecuciones y acción. En Minorty Report (Steven Spielberg), Anderton emprende una huida para demostrar la inocencia de un crimen aún por cometer; mientras que Paycheck (el filme de John Woo) discurre con un despliegue de acción (a veces gratuita, pero moderada en términos del director) para terminar en un deshilvanado happy end, inusual en Dick. En el caso de Total Recall, después de la batalla reivindicativa en plan aventurilla -que parece ser toda la película-, llega un happy end que nos lleva a la mayor perplejidad: ¿Y si es un sueño? Le dice Quaid a Melina. 

Al final, una pregunta casi obligada para todos aquellos que hayais visto las dos versiones, ¿con cuál de las dos te quedarías? ¿El Remake o el original?