Acompañado de su inseparable sombrero fedora, su látigo y su chaqueta de cuero, Indiana Jones es uno de los prototipos del cine de aventuras, un símbolo de todo un género. Se trata de un personaje que recupera la fantasía y el mito de los héroes de antes, bebiendo de numerosas referencias. Como todo el mundo sabe, el nombre de Indiana procede del perro de George Lucas, curiosidad que fue incorporada al guión de la tercera entrega de la saga, Indiana Jones y la última cruzada.

-Nuestro perro se llamaba Indiana.

-¿El perro? ¿Te llamaron como al perro?

-Tengo muy buenos recuerdos de ese animal.

Como todo el mundo sabe, Indiana Jones y el arca perdida fue el título inaugural de la saga, y comenzaba con una escena única, con la reliquia indígena y la roca, persiguiendo a Indiana Jones. Una escena que fue imitada en un memorable capítulo de Los Simpson, serie con la que comparte la estructura narrativa de cada entrega. Las películas de Indiana Jones comienzan con una escena de presentación, introduciendo la búsqueda de alguna reliquia que en realidad sirve de McGuffin, pues esta quedará olvidada dentro del argumento.  El primer nombre fue el de Indiana Smith, pero cuenta Spielberg que le sonaba mejor Indiana Jones, opinión que seguramente todos compartamos.  Su personaje combina la aventura con la arqueología, trabajando como profesor en la ficticia universidad de Barnett, pero que emprende viajes con la finalidad de buscar objetos de importante valor histórico para la humanidad. En cada una de estas aventuras se enfrenta con rivales que compiten por conseguir el mismo objeto pero con unos fines siniestros. Esto lo aprovecha para su enfrentamiento con los nazis, uno de sus principales enemigos y por tanto, relacionándolo con los seriales de los años cuarenta. 

                       El secreto de los incas

Indiana Jones cuenta con un look que homenajeaba al personaje de Humphrey Bogart, de Tesoro de Sierra Madre, aunque compartiese, sombrero,  chica y gustos por las reliquias de Harry Steele, un aventurero interpretado por Charlton Heston en un título poco comnocido: El tesoro de los incas (Jerry Hopper).

 -¿Qué ocurre ahí abajo?

-Están sacando a la Mama-Cuna, la suma sacerdotisa, encontramos su momia.

-Yo no creo que los muertos se vayan a enfandar. ¿Algún tesoro?

-Aún no.
 

                   Indiana Jones Casa de las artes

 Como primera elección se propuso para interpretar al celebérrimo personaje a Tom Seleck, pero por obligaciones contractuales al trabajar en la serie Magnum, se tuvo que buscar a un suistituto poniendo su mirada en el joven actor Harrison Ford. Tom Selleck tuvo que conformarse con protagonizar un sucedanio de baja estofa: Ruta a China.

                        

 El éxito de Indiana Jones fue tan fulgurante que dio pie a toda una franquicia, al mismo tiempo que marcaba un hito en el cine de aventuras con influencias para todo los gustos, incluído el conocido videoclip "Bandido" de Miguel Bosé. En el cine, dejaó una alargada sombra en Las minas de Rey Salomón, en donde Richard Chamberlain se aprovechó del tirón del personaje; sin embargo, la recreación más acertada fue la de Tras el corazón verde. Sus protagonistas sufrían similares calamidades y podíamos rastrear gags muy parecidos a los creados por Lucas y Spielberg. 

-Soy un oscuro reflejo de ti, solo un pequeño empujón y serías como yo. Te apartarías de la luz.

-No digas necedades. 

 Del mismo modo, conecta con ideas desarrolladas en la filmografía de George Lucas, con el ejemplo de La Guerra de las Galaxias

-Jamás me uniría a ti.

-Si conocieras el poder del reverso tenebroso.

 E incluso algunas escenas de acción recuerdan al estilo de James Bond, como las lanchas motoras aplastadas por dos barcos, en Indiana Jones y la última cruzada. Película en la que se toca de soslayo el tema de las cruzadas, dentro de la mitología del Santo Grial.

- ¿Quién es usted?
- El último de los tres hermanos que juraron hallar el Santo Grial.

                                Ultimo cruzado

Pero en esta tercera entrega de la saga, también encotramos la figura del joven Indiana Jones, interpretado por el malogrado actor River Phoenix. Este giro del argumento dio pie a una serie de televisión con el personaje del arqueólogo desde su infancia a su juventud, vinculándose con figuras eminentes como Ernest Hemminguey o Einstein, e incluso alistándose a la Legión Francesa.

La saga de Indiana Jones tiene todos los ingredientes para triunfar en taquilla y crear legiones de seguidores y consumidores de toda una industria de mercadotécnia, a su alrededor. Pero algunos momentos de esta saga son ya iconos de los años 80, como la imagen de Harrison Ford escapando de un canto rodado, la persecución de las vagonetas, el "banquete" de El templo maldito o la partida de cartas en plena selva. Pero también los personajes que han acompañado a Indiana Jones en sus aventuras son igualemente meritorios: el chico Tapón, el áraba Salah (John Ris Davies),  el despistado Marcus Brody ("si se perdió en su propio museo") o su padre Henry Jones (Sean Connery). Así, con sus altos (Indiana Jones y la última crúzada) y sus bajos (Indiana Jones y la calavera de cristal) sigue manteniendo intacto toda su pasión por la aventura.