20120101225109-visita-al-festival-de-sitges-2011.jpg

Dice una canción que quince años no es nada pero si se mira hacia atrás y se ve casi la última década, se comprueba el largo viaje, aunque satisfactorio, de un director, Ángel Gómez, que sigue batiendo récords a pesar de su juventud.

  En este tiempo ha cambiado, y mucho, pero también ha sabido mantener una identidad propia, lo más cercana posible tanto a su formación como a sus influencias. La variable ha sido la uniformidad temática y creativa que lo ha proyectado desde un crisol de sensibilidades diferentes. Esta madurez se ha visto reflejada en el reconocimiento internacional que le ha hecho merecedor de varios premios en los más prestigiosos festivales internacionales, como el del Horror Fest de Sudáfrica (Mejor cortometraje internacional por Sed de Luz) y como finalista en el Festival de Sitges. El público, además, ha visto cómo se estrenaban con éxito en lugares tan distantes como Sitges, Madrid o Algeciras. Y esto no ha sido casualidad ni fruto de la suerte; es la consecuencia de un trabajo serio y continuado del director hasta los auxiliares de producción, desde los actores a los eléctricos, desde el director de fotografía al montador o los sonidistas, por citar sólo algunos de ellos.

 Aquí se rinde homenaje también a los oficios que componen la compleja maquinaria de fabricación de una película, a través de otros tantos jóvenes que dan vida a la creación de sueños de celuloide. Menos conocidos que los rostros que suelen ocupar los titulares, su tarea es, sin embargo, el cimiento básico en el que se asienta todo el edificio de nuestro cine. Y debo decir que en todo este tiempo he visto con gran satisfacción cómo los técnicos desarrollaban y perfeccionaban sus diferentes trabajos. Recordamos a Fernando Moleón, Miguel Serón, José Lebrón, Manuel Rodríguez o a José Ojeda, entre tantos otros.

 A la espera de hacer realidad el nuevo proyecto, después de varios meses intensos en promoción, ya es hora de empezar a hacer balance. Nuestro viaje promocional comenzó en Sitges con La última víctima, todo un lujo estrenarse en un certamen que se ha convertido por derecho propio en el más importante del mundo del cine fantástico.

 Nuestra siguiente visita la hicimos en Madrid, en los cines Capitol de Gran Vía en el festival de cortos Córtate, junto a otros interesantes trabajos. En Madrid estuvimos arropados por el reparto del nuevo proyecto, a parte del gran actor Jordi Rebellón, quién nos acompañó en el estreno.

             El equipo en Cines Capitol

             Fiesta de promoción en Kube (Algeciras)

             Con Gale y Angel en Kube, 24 de diciembre

 Unos años después de que el salón de actos de la Politécnica de Algeciras presenciara el amanecer de una filmografía fijada en el corto y en el mundo del terror,  el mismo auditorio empieza a aplaudir y jalear el proyecto de “Y la muerte lo seguía”, con tan solo ver las imágenes del teaser, “un falso tráiler con el que se pretende dar a conocer algunos aspectos del guion”, en palabras de su director.  Por delante queda un año en el que el proyecto habrá de hacerse realidad y  podrá saberse si los buenos augurios se han cumplido.