Facebook Twitter Google +1     Admin

Robert Aldrich. Un cineasta provocador dentro del Hollywood de posguerra.

por Gonzalo Gala el 10/08/2018 11:36, en Con nombre propio.

Resultado de imagen de robert aldrich backstage

Se cumple cien años del nacimiento de uno de los grandes cineastas del Hollywood cuya obra dejó deslucida la imagen del director. ¿Qué sucede cuando la obra eclipsa al artista?

Robert Burguess Aldrich nació el 9 de agosto de 1918 en Cranston, Rhode Island, nieto de un senador y su padre le impulsó a estudiar Economía lo que abandonó por el cine. Sus comienzos se dieron en la RKO, siendo ayudante de  Joseph Losey o Charles Chaplin. De su filmografía encontramos títulos tan interesantes como un western pro-indio despojado de los clichés del “buen salvaje” (Apache),  un film noir, tan fascinante como mortal (El beso moral); un cuento de horror grandguiñolesco y malsano (¿Qué fue de Baby Jane?) o un film bélico tan popular como efectista (Doce del patíbulo). En su cine ha indagado la imagen gótica de Hollywood, llena de miserias, pero también el fracaso de la sociedad a la hora de domeñar la naturaleza humana y cruel. En sus películas encontramos una gruesa línea de nihilismo ético. El mayor Reisman (Lee Marvil) en Doce del patíbulo, advierte que la inocencia o la culpabilidad son cuestiones accidentales, puntos de vista determinados por circunstancias extraordinarias. Y muchos personajes de Aldrich se mueve en esas coordenadas: recordemos al psicópata Telly Savallas, en la misma película, incapaz de reprimir sus instintos sexuales; o el sádico placer de Shack (Ernest Borguine), el jefe del ferrocarril de “El emperador del norte”, cuando tortura con un martillo a un furtivo de su “tren”.

Resultado de imagen de robert aldrich back stage

 De "¿Qué fue de Baby Jane?"

Tal vez Robert Aldrich no estuviese entre los grandes nombres del western. Si el género clásico iba dirigido a festejar el ideal de paz y justicia, sus películas mostraban a unos personajes inmorales; no por casualidad, influiría al cine de Sergio Leone. Sus westerns transitan entre la línea “cómica” (El rabino y el pistolero, con un jovencísimo Harrison Ford, vestido de vaquero) y sus westerns sobre indios: Apache y la menos conocida, La venganza de Ulzana, que recurre a la narrativa del Oeste para criticar la guerra de Vietnam. Estas películas demostraban cómo sus historias solían desembocar en conflictos fatalistas en donde nadie gana.

 Un tercer título sería “El último atardecer”, la traslación del universión sirkiano a la mitología del western-impresión que ayuda la presencia de actores como Dorothy Malone o Rock Hudson-. Un pistolero desequilibrado mata al cuñado del sheriff con la idea de recuperar a una antigua amante. Todo se resolverá en el traslado de una partida de ganado. Por cierto, Bertolucci hizo un guiño de esta película en "El último tango en París" y Leone copió la estructura del duelo final para “Hasta que llegó su hora”.

Resultado de imagen de robert aldrich back stage

 Sin embargo, es “Veracruz” la principal referencia de la “Trilogía del Dólar”, un film que nos descubre, sin componendas épicas o sentimentales, un Oeste amenazado por la avaricia, amén de presentar a la actriz Sara Montiel en el panorama americano. Su pareja de héroes, los personajes interpretados por Gary Cooper y Burt Lancaster, representaban dos formas de sobrevivir, inmoralistas.

 Sin embargo, donde brilló Robert Aldrich fue en el llamado “cine negro”, en donde se refleja más claro los alter ego del director y el carácter que quería representar: un mundo en descomposición, el de Hollywood y los Estados Unidos. “El beso mortal” sería paradigmático, en este sentido, alabado entre otros por Paul Schrader y con un “sabueso de dormitorio” como protagonista: Mike Hammer. Para que nos entendamos, en una postura muy lejana de los Sam Spade o Phillip Marlowe.

Resultado de imagen de robert aldrich

De "El beso mortal". 

 A parte, cuenta con un trabajo de fotografía espléndido, a cargo de Ernest Laszlo, en la que sabe adaptarse a cada personaje, lo que repetirá en otros títulos como el destacado “World of Ramson”, una especie de Veracruz del cine negro.

 Por último, señalar de su gran filmografía, el cine que reservó a mostrarnos a Hollywood como una fábrica de pesadillas. Por supuesto, merece la pena detenerse en ¿Qué fue de Baby Jane?, pero tiene otros films en esta línea. Su primer trabajo sobre el Hollywood “real”, sería “The Big Knife”, en donde Jack Palance interpreta a un actor de teatro reconvertir en estrella cinematográfica, aunque desea liberarse del yugo de su estudio, dirigido por mano de hierro por el personaje de Rod Steiger. En sus antípodas, se situaría “La leyenda de Lyla Clare”, dominada por las presencias fantasmagóricas y situaciones abracadabrantes para mostrarnos las frustraciones y los miedos, en las bambalinas de la Meca del Cine.  Una postura más serena es la que ofreció Aldrich en “The Killing of Sister George”, película que fue calificada X por el lesbianismo que mostraban los personajes principales.

 Trascurridos cien años de su nacimiento y treinta años de su muerte, el revisar su cine nos descubre un director con una personalidad creativa tan atractiva como desconcertante en la realidad norteamericana de posguerra. Una filmografía con treinta películas que reflejan un tono amargo de la sociedad que le tocó vivir.

gravatar.comAutor: Juan Antonio

Sobre "La venganza de Ulzana" (mejor habría sido titulada como "La persecución de Ulzana")
https://humanodivinoymas.blogspot.com/search/label/Momentos%20estelares

Fecha: 15/08/2018 13:44.


Añadir un comentario



No será mostrado.





¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Secciones

Todas las secciones del blog