Facebook Twitter Google +1     Admin

Verónica. Cine de terror de autor, con sabor español.

por Gonzalo Gala el 03/10/2017 12:52, en Cine español.

Resultado de imagen de veronica pelicula

-Me llamo Ángela, me van a matar.

De esa primera “Ángela” de “Tesis” (Alejandro Amenábar) a esta otra de “Rec” (Paco Plaza, Jaume Balagueró): “Muy buenas noches, me llamó Ángela Vidal”, habrían pasado más de diez años, los que marcan el inicio y la confirmación de un nuevo cine de terror, facturado en España y con grandes réditos. E igualmente es el tiempo que ha separado ese “Rec” de “Verónica”, la última joya del fantaterror español, firmada por una de las mitades de ese genial dúo de directores. Hoy los gritos traspasan fronteras y rompen taquillas, ¿han encontrado los cineastas españoles las claves del miedo? ¿Ha habido un tiempo mejor?

La verdad es que el tándem que formaron Plaza y Jaume Balagueró dio unos grandes réditos para el cine de terror español, aunque por separados ambos demostraron una habilidad fuera de la común para contar historias y ponernos los pelos de punta. Personalmente, me siento más atraído por el cine de Balagueró, con títulos como “Los sin nombres” o “Mientras duermes”, mientras que el cine de P. Plaza no llegaban a ser completamente redondo (“El segundo nombre”, “Romasanta”). En sus películas, encontramos un tono de costumbrismo castizo que podría recordar a las “Historias para no dormir”, en donde el propio Paco Plaza había dejado su sello en “Cuento de Navidad” (2005). Y de nuevo, la película, desarrolla un aspecto que corre en paralelo a la filmografía de ambos directores: la religión. El cine de terror  y la religión cuentan con aspectos “afines”. Ambas resultan catárticas, liberadoras y en ambas, los personajes/creyentes se sienten indefensos tanto frente al dogma como a una historia de terror.

La religión en “Verónica”, hace que ésta sea una película religiosa. El prólogo es toda una declaración de intenciones cuando se lleva a cabo una sesión de ouija en el sótano de un colegio católico,  y llega la policía a casa de Verónica, tras una llamada de socorro. Un hecho que desencadenará una serie de trágicos acontecimientos para la joven protagonista.

El film fue un encargo de la productora Apache, que “quería hacer una película sobre un hecho real” y Paco Plaza eligió la historia del “caso de Vallecas”, en la que una adolescente murió tras jugar a la ouija, con unas amigas. También fue el primer caso en donde un inspector de policía escribió en su informe la participación de unos fenómenos paranormales, pidiendo el traslado al finalizar la investigación. Eso sí, el director de “Rec” dota al film de un toque muy personal en donde el costumbrismo se relaciona con lo paranormal. La cotidianidad del extrarradio de Madrid, con su delincuencia, la droga y el día a día, conviven con el terror de una posesión, de una chica, Verónica, interpretada por una debutante Sandra Escacena.

Resultado de imagen de veronica pelicula

Resultado de imagen de veronica pelicula

Su personaje se abate entre los conflictos de la adolescencia de una chica (recordemos “Carrie” y el momento en que estalla el personaje por su primera menstruación), y su relación con la familia, su hermana y su madre (Ana Torrent) quien se pasa el tiempo trabajando en un bar del barrio; habría que indicar que su padre había fallecido, lo que marca parte de la trama.

“Verónica” es una pieza de terror inquietante, pese a que los acontecimientos no suelen pasar por derroches de hemoglobina ni sustos anticipados por previsibles estridencias sonoras. Otros de sus grandes colaboradores en la película es el director de arte, Javier Alvariño y Pablo Rosso, el director de fotografía, pero Paco Plaza sabe sacar un gran partido de las canciones de “Héroes del Silencio”, cantadas por Enrique Bunbury, acompañado los paseos de Verónica o sus noches en vela.  

Adolescencia y terror.

La adolescencia es el periodo de la vida humana que precede a la vida adulta justo después de la niñez, momento en el que los jóvenes entran en una etapa de cambios y conflictos. No es extraño que el cine se haya interesado en mostrarnos esta fase de la vida, desde todos los puntos de vista posibles. Dentro del cine de terror, existe, por suerte,  una serie de films sobre adolescentes, alejados de la hemoglobina y la sexualidad desatada que el slaher americano parece haber dominado durante décadas. Algunas, han sabido transmitir los terrores ancestrales a través de la mirada de una adolescente. Podría recordar “It follows” (David Robert Mitchell, 2015), la soberbia película, de lo mejor del género, o “Carrie”, un destacadísimo film de terror en donde Brian de Palma incidía en el tema del “bulling” (el acoso escolar) a través de una chica, influenciada por la creencia fanática de su madre. Una historia de Stephen King, brillantemente adaptada. Otra sería, “Crudo” (Julia Doucornau, 2017), centrada en el canibalismo y la adolescencia, a través de un terror de casquería.

“Verónica” constataría que en España se sigue haciendo cine de calidad, que traspasa fronteras y que incluso marca estilo en el género. Una de esas películas que realmente me hicieron pasar un mal rato y que incluso me llegó a inquietar y asustar, en varios momentos, lo que es complicado. Una pequeña maravilla, el film de terror del año del cine español, y parte del extranjero, muy superior a “It”, por ejemplo.

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Secciones

Todas las secciones del blog