Resultado de imagen de la llegada blog de cine

Denis Villenueve podría recordar a directores como Danny Boyle o Michael Winterbotton, dos cineastas alejados de la idea de autoría cinematográfica porque sus películas no se parecen entre ellas. “Prisioneros” y “Enemy” cuentan con el mismo actor, Jacke Gyllenhaal, y se adscriben al género del thriller, pero poco guardan de relación. La primera se centra en un doble secuestro, mientras que la segunda, en la búsqueda del doble. Y por supuesto, ambos trabajos no se parece en nada a “Incendies”, adaptación de una obra teatral sobre el agrupamiento familiar en el contexto de la Guerra del Líbano. Quizás “Polytecnique”, sobre una matanza perpetrada en la escuela politécnica de Montreal, pueda tener una similitud con esas propuestas, por el tono, pero Villenueve se ha caracterizado por firmar películas sin estilo y sin una homogeneización temática.

Esto mismo se  podría decir de su última película, “La llegada”, un impactante thriller, ambientado en los terrenos de la ciencia-ficción, sobre un primer contacto con los extraterrestres. Unas naves llegan a la Tierra, doce concretamente, en forma de monolitos, tripuladas por unos heptópodos, unas particulares criaturas que se comunican a través de un lenguaje diseñado con tinta. De esta forma el gobierno americano contratará a la lingüista Louise Banks (Amy Adams), filóloga experta en lenguas extrañas, y al matemático (Jeremy Renner) por si pudieran comunicarse con los recién llegados y descubrir así sus intenciones.

-Necesitamos respuestas lo antes posible.

Es decir, emprenden un reto que ha tomado el género desde sus referencias más clásicas ese “Ultimátum a la Tierra” (Robert Wise) a los títulos más recientes: ver si triunfa la vertiente pacífica y conciliadora con los extraterrestres (Encuentros en la tercera fase) o la violenta (Independence Day).

-No necesitamos de una intérprete para saber qué significa eso.

-No sabemos si conocen la diferencia entre un arma o un instrumento.

                         Resultado de imagen de la llegada pelicula

La ciencia-ficción cobra un gran auge en el cine actual. Habría opiniones para todos los gustos: desde el éxito de Avatar (James Cameron) a la crisis económica y moral que asola Occidente; tampoco podríamos obviar la mejora de los efectos especiales. Por un lado, encontramos muestras recientes como Moon (Duncan Jones) u Otra Tierra (Mike Cahill), en donde el género aparece velado y por otro, superproducciones como Oblivion o Elysium. Encontramos fantasías de evasión y films con una carga más intelectual o filosófica, con una estética más marcada y una historia que no reposa en la acción adrenalínica y en los efectos especiales. En esta línea, situamos “La llegada”.

Habría que hacer un aviso a navegantes. Estamos en los terrenos de la ciencia-ficción seria con invasores de otros mundos, por tanto, en las antípodas de títulos con vocación palomitera como “Independence day”, de la que se estrenó una secuela hace unos meses. Una ciencia-ficción cercana a “2001”, “Solaris” o “Contact”, es decir, al cine de Stanley Kubrick, Terence Malick o Tarkovsky, con un argumento que podría recordarnos a “Encuentros en la tercera fase” (S. Spielberg). Una película con una estética maravillosa, una gran banda sonora y un trabajo muy conseguido de su reparto principal.

-China amenaza con destruir su casco, hagan lo que hagan, Francia y Corea las seguirán.

Resultado de imagen de la llegada denis villeneuve

Resultado de imagen de arrival movie

Es decir, una film con voluntad intelectual, aunque envuelta en los fastos de un Hollywood más o menos espectacular, en donde destacar las atmósferas visuales y sonoras características del director. Y finalmente, encontrarnos con un envoltorio muy atractivo para una premisa de lo más sencilla, nada que ver, por tanto, con las complejidades de otro destacado título de la última ciencia-ficción: “Intellestellar” (Christopher Nolan) Una película que pisará fuerte en los Oscars y que podría ofrecer una nominación para la actriz principal, Amy Adams.