20150620234343-dama-de-shanghai-8.jpg

Una pregunta rara. ¿Habéis visto en alguna escena un espejo y os habéis preguntado por qué lo había colocado así el director o cuál es la función en la película?

Un espejo es más que un reflejo de nosotros mismos cuando se utiliza bien por un gran director o el director de fotografía. Puede ser una representación del doble, una visión del pasado, un recuerdo de lo que fuimos. Estéticamente, puede hacer que una habitación pequeña parezca mucho más grande. Por la Alicia de Lewis Carroll, supimos que los espejos abrían la  posibilidad de entrar  en un  mundo nuevo.

-Yo le proporcionaré un espejo, será su conciencia.

En una infinidad de ocasiones los espejos han servido como vehículo para reflejar la verdad, el amor o la identidad.  Muestran la arrogancia o ponen de relieve la depravación de su personaje. Puede mostrarnos exuberante, seductor, o presentar una realidad alterada. En las manos de maestros como Douglas Sirk, Martin Scorsese, Fassbinder, John M. Stahl, Alfred Hitchcock o Bernardo Bertolucci,  el espejo es una herramienta,  a la vez informativa y hermosa.

En Mulholland Drive encontramos el siguiente plano: Aquí se puede ver a Rita a través del espejo grande, mientras que vemos el cartel de Gilda (Rita Hayworth), a través del espejo pequeño, para representar –en una misma imagen- tanto a la actriz como a su personaje.

Una película en la que los espejos cobran importancia es El año pasado en Marienbad (Alain Resnai). La estructura narrativa de este film está fragmentada, y resulta confusa, pero es una de las películas más interesantes que se han creado. Hay escenas tan hermoso que es difícil decir si es de hecho que se refleja en un espejo o no. La premisa de la película comienza en un castillo / hotel. Un hombre se acerca a una mujer y afirma haberle conocido un año antes en Marienbad.  En esta imagen se mezcla el miedo, el deseo y la inquietud en una secuencia onírica.



                               

El espejo como narcisismo y belleza, encuentra un ejemplo en Que el cielo te juzgue, película de John M. Stahl.  Ellen Berendt (Gene Tierney) se ve en un espejo redondo. Ella interpreta a un personaje pérfido. Stahl utiliza esta escena con el espejo para mostrar la determinación tenaz de Ellen - la mujer detrás de la máscara-. Nada se interpondrá en su camino, ni siquiera su conciencia. Lo que es aún más sorprendente es lo hermosa que Tierney estaba en su día. Hay actrices atractivas de la época del cine mudo, e incluso en la década de 1940, pero la belleza de Tierney eclipsaba esta película en Technicolor. Por supuesto, este uso de Stahl de los espejos fue posteriormente recogido por Douglas Sirk en una nueva versión de "Magnificent Obsession" (1954) o "Escrito sobre el viento" (1956).

El espejo como Ilusión aparece en Vértigo. Imágenes “espejadas” abundan en este clásico de Alfred Hitchcock -Judy Barton / Madeleine Elster (Kim Novak) sentada en un banco del museo contemplando un retrato de una mujer que se le parece, o  cuando John "Scottie" Ferguson se encuentra en la torre del campanario en una actitud semejante a su silueta en sus sueños febriles-. Recuerdo que me conmovió profundamente la primera vez que vi esta película. No fue tanto la trama, o  sus giros por la que me sentí impresionado, sino por la forma en que las ilusiones funcionan en la mente de su protagonista. En lo que se refiere a la trama, Scottie se enamora de una mujer -Judy-  que en realidad no es la mujer que cree. Después de su muerte, se encuentra con una especie de impostora, Madeleine.

<br/><a href=

                                

Martin Scorsese nos enseñó una lección de improvisación a cargo de un soberbio Robert De Niro, en Taxi Driver. “¿Me estás hablando a mí?”.

No podemos olvidarnos de La dama de Shangai (Orson Welles). El clímax de la película tiene lugar  en un salón de espejos. Elsa y su marido Bannister intentan matarse el uno al otro, mientras se ven atrapados en una red de reflejos infinitos.

 En otro film, El sirviente (Joseph Losey), el espejo define las relaciones entre el joven señor y su criado.

Sólo habrá un espejo, que resulta importante sobre todo por su distorsión de la imagen.