20150515215010-th.jpg

En tres ocasiones, una mujer le hace una confesión sentimental a su marido y éste queda profundamente consternado: Los muertos (John Huston), Eyes wide shut (Stanley Kubrick) y Te querré siempre (Roberto Rosselini).

Te querré siempre suponía la manifestación de una doble traición: por un lado, la sentimental de Ingrid Bergman hacia su marido e hija, por lo que se crearía todo un escándalo con graves repercusiones – que la iglesia luterana la considerase persona non grata y la prohibición de la actriz de volver a los Estados Unidos- instalándose en Italia, junto con su futuro esposo, Roberto Rosellini. Por otro lado, la del propio director, que empezaría a traicionar los principios del Neorrealismo que el cineasta italiano ayudaría a crear.

La actriz sueca, huérfana a una temprana edad, comenzó a estudiar interpretación con el fin de superar su traumática timidez que sufría desde su infancia. Compartiría  con Grace Kelly algunas curiosas semejanzas: no sólo el reinado de Hollywood y el ser una de las musas de Hithcock, sino fallecer el mismo año, con una diferencia de quince días (29 de agosto, y 14 de septiembre, de 1982, respectivamente) y convertir una vida en apariencia de ensueño en toda una pesadilla. Con Roberto Rosellini formaría una pareja sentimental y profesional condenada al fracaso, el calamitoso estado financiero del matrimonio obligó a la actriz a buscar otros proyectos. De esta forma le llegó su segundo Oscar, por su personaje de Anastasia en la película de Anatole Litvak. Gracias a George Cukor había logrado su primer Oscar por Luz de gas, y aún le quedaría su tercera estatuilla por su participación en la conocida adaptación que Sidney Lumet hizo de Asesinato en el Orient Expres, novela de Agatha Christie.  

-Siempre nos quedará, París.

Eso sí, los amantes del cine no podríamos olvidar sus grandes películas,  sin duda, entre ellas estaría Casablanca (Michael Curtiz), Stromboli y Te querré siempre, junto a su entonces marido Roberto Rosellini, y sus personajes con Alfred Hithcock, sobre todo en Recuerda y Encadenados (Notorius)