Los amantes de la prehistoria están de enhorabuena, llega una película que nos mostrará el gran hallazgo de las pinturas de la cueva de Altamira, por Marcelino Sanz de Sautuola (¡ojo al dato!) bisabuelo del banquero del Santander, Emilio Botín. El proyecto surgió como un documental, pero pronto entraron en escena la sobrina del financiero, Lucrecia Botín y la productora Morena Films. Olivia Hetreed (La joven de la perla) y José Luis López Linares (El pollo, el pez y el cangrejo real) firman el guión del film dirigido por el británico Hugh Hudson (Carros de fuego) y el actor protagonista sería Antonio Banderas; a ellos se unió José Luís Alcaine, en la fotografía, y Benjamín Fernández, en la dirección artística. De esta forma nació “Altamira”, la película que vendrá a recrear el descubrimiento casual, en 1879, de los famosos bisontes de Altamira, por lo que sería llamada “la Capilla Sixtina” del arte rupestre.

 Se dice en los mentideros que Antonio Banderas se ha querido alejar de Hollywood para curar las heridas de su reciente separación sentimental con quién fuese su mujer, Melanie Griffith. Lo cierto es que el actor está apostando por el cine español. Ya lo hizo como co-productor en la película de animación Justin y la espada del valor, y como protagonista de Autómata (filme que llegará a las salas de cine en enero de 2015).

Volviendo al título que nos centra, el argumento de Altamira planteará, igualmente, el debate científico que suscitó tal hallazgo, sumándose personajes como el de Émile Cartailhac, el prehistoriador francés –máximo especialista en la materia de la época-que se opuso a la autenticidad de las pinturas, el pintor contratado por Marcelino para dibujar los bisontes (interpretado por Pierre Niney) o su hombre de confianza (Tristán Ulloa).