20140212015608-david-trueba-emociono-con-su-d-54400131891-53699622600-601-341.jpg

 -Todos necesitamos gritar Help! En algún momento de nuestras vidas.

Ganadora de seis Goyas, La vida es fácil con los ojos cerrados fue la gran triunfadora de la gala, junto con Las brujas de Zumalagárregui (8 estatuillas) –aunque yo prefería como mejor película a Caníbal y a mejor intérprete a Antonio de la Torre, pero…- Aunque eso sí, ocasión para ver, por primera vez, a Javier Cámara logrando el Goya al mejor actor, uno de mis ídolos cómicos desde los tiempos de Siete vidas.

-Hay canciones que te salvan la vida porque alguien antes sintió lo mismo que tú sientes en estos momentos.

Javier Cámara interpreta al profesor de inglés, motor que inicia la historia,  en este viaje por la España de los sesenta, a bordo de un Seat, con el fin de conocer a uno de los grandes ídolos del siglo XX.  El personaje principal, enseñaba inglés con las canciones de los Beatles, grabándolas directamente de la radio, para que sus alumnos pudieran aprenderse sus letras. Pero para luego comenzar un viaje en busca de su ídolo. Una película, cuyo título, nos hace reflexionar un segundo en la butaca: ¿Quién dijo que vivir fuera fácil? 

Un fragmento de una canción que John Lennon escribió durante su estancia en Almería –Straberry Fields Forever- da título a una película sobre esos sueños que todos tenemos pero que pocos tienen el arrojo para hacerlos realidad; ambientada en una España franquista, en un momento de su aperturismo y con un beatlemaníaco profesor, idealista, como protagonista.  Un personaje que bien podría servir para esa época de cambios en el franquismo como para esta época de crisis necesitada de optimismo a raudales.

-La memoria es un músculo, si no lo ejercitas se atrofia.

-Pues que empuje la memoria, yo no puedo más.

A nivel de reparto, lo interpreta un gran actor en alza, sobre todo ahora que ha logrado la primera estatuilla del Goya como mejor interpretación masculina, gracias a este personaje. Un actor que aún recuerda sus orígenes: “comencé con Colomo y Pajares, en comedias disparatadas”, aunque es un intérprete que mantiene intacta la tradición de los Agustín González, Alfredo Landa y López Vázquez, que Trueba le recomendó utilizar a la hora de construir su personaje.

Javier Cámara quedó tan complacido por el gran trabajo en la película: “Oí la música de John Lennon y vi la luz de Almería, vi esta historia tan pequeña pero a la vez luminosa. Una película valiente ahora, mismo”. Como sucede con los dos actores jóvenes protagonistas: Francesc Colomer (Pa negre) y sobre todo la debutante Natalia de Molina. Una auténtica revelación de nuestro cine y una gran persona -a quién tuve ocasión de conocer en la entrega de premios Asecán- que se puede decir, literalmente, que llegó y besó el santo por su primer Goya por este personaje. La gran apuesta de David Trueba junto con Javier Cámara, quién también se alzó con su Goya.

  

 

 John Lennon: el motor de la historia.

-No, no, no. ¿Un tipo que desprecia a los Beatles? En mi coche no va a ningún sitio.

Los Beatles, y más en concretamente la figura de John Lennon, -quizás, el componente más icónico de la banda de Liverpool- ha dado pie a una interesante filmografía, a la que esta película de David Trueba parece sumarse a una revisión nostálgica de los últimos años, bien desde el documental como desde la ficción.

Vivir no es fácil con los ojos cerrados se suma a la interesantísima producción cinematográfica de este 2013 sobre personajes y hechos reales que el cine ha querido rescatar del olvido. Una evocación del pasado, que tiene como nostálgico trasfondo la figura del beatle Lennon. La película cuenta el viaje de un profesor de inglés a Almería, dispuesto a conocer al miembro de los Beatles que entonces estaba en tierras andaluzas rodando una película. John Lennon probaba fortuna como actor a las órdenes de Richard Lester en ¿Cómo gané la guerra?

-Luché por tres razones, no me acuerdo cuáles eran. La primera razón te empuja a entrar. La razón para estar dentro es seguir vivo.