20140208003152-343.jpg

Algo tendrán las bodas, dada la proliferación de comedias que lo han tomado como tema a lo largo de la historia del cine. Ahí tenemos, la preparación, la ceremonia y sobre todo el  conjunto humano presente en su celebración, es decir, muestra el marco perfecto para una comedia. Por supuesto, también sirve para el drama, pero para esos fines ya existe otro ritual social igualmente extendido a lo largo y ancho del celuloide: el funeral. El cine español cuenta con dos excelentes comedias que se han ubicado este 2013 en la ceremonia de una boda: La gran familia española (Daniel Sánchez Arévalo) y Tres bodas de más.

-No sé Ruth, yo necesito a una chica que me algo más de caña. Yo no puedo seguir con esta relación.

¿Hay algo peor que te dejen o que te inviten a una boda a la que no quieres ir? Tres bodas de más es una comedia romántica y gamberra, protagonizada por Inma Cuesta, cuyo personaje se verá obligada a enfrentarse a los enlaces de sus tres antiguos novios, en la que seguramente sea la comedia española del año.

-Tengo una cosa que contarte superimportante.

-Espero que no sea que te vas a casar, porque llevo un día…

-¿Quién te lo ha contado?

En su tercera película, Ruiz Caldera logra su mejor trabajo, repitiendo el estilo de sus dos films anteriores: Spanish movie y Promoción fantasma; asimilando el género de la comedia norteamericana pero con un sabor puramente español, como los chistes y los gags visuales para que los identifique el espectador que lo está viendo. Sin embargo lo más destacado de la película es la actriz Inma Cuesta quién realiza (junto a Marian Álvarez, en el plano dramático en La herida) la mejor interpretación femenina del año. Su personaje es una especie de “patito feo” a quien le sale mal todo y que no es capaz de decir que “no”, lo más difícil del mundo. “Agarra a un Sancho Pancha, que lo lleva como su escudero, para que salga airosa y causar una buena impresión”; el personaje de Dani (Martiño Rivas, conocido por la serie El internado), junto a él, una multitud de rostros conocidos como Quim Gutiérrez, Paco León o Rossy de Palma.  

   

 

La otra comedia con la que hemos querido emparejarla es Vivir es fácil con los ojos cerrados, la ocasión para ver si por primera vez Javier Cámara logra alzarse con el Goya al mejor actor.

-Hay canciones que te salvan la vida porque alguien antes sintió lo mismo que tú sientes en estos momentos.

Javier Cámara interpreta al profesor de inglés, motor que inicia la historia,  en este viaje por la España de los sesenta, a bordo de un Seat, con el fin de conocer a uno de los grandes ídolos del siglo XX.  El personaje principal, enseñaba inglés con las canciones de los Beatles, grabándolas directamente de la radio, para que sus alumnos pudieran aprenderse sus letras. Pero para luego comenzar un viaje en busca de su ídolo. Una película, cuyo título, nos hace reflexionar un segundo en la butaca: ¿Quién dijo que vivir fuera fácil? 

-No, no, no. La foto la dirijo yo, ¿un tipo que desprecia a los Beatles? En mi coche no va a ningún sitio.

Vivir no es fácil con los ojos cerrados se suma a la interesantísima producción cinematográfica de este 2013 sobre personajes y hechos reales que el cine ha querido rescatar del olvido. Una evocación del pasado, que tiene como nostálgico trasfondo la figura del beatle Lennon. La película cuenta el viaje de un profesor de inglés a Almería, dispuesto a conocer al miembro de los Beatles que entonces estaba en tierras andaluzas rodando una película. John Lennon probaba fortuna como actor a las órdenes de Richard Lester en ¿Cómo gané la guerra?

-La memoria es un músculo, si no lo ejercitas se atrofia.

-Pues que empuje la memoria, yo no puedo más.