20131216164443-hobbit.jpg

-Más allá de sierras y ríos se alza una solitaria montaña. Los enanos están decididos a recuperar su tesoro.

¿Preparados para regresar a la Tierra Media? Con El Hobbit, Peter Jackson nos invita a volver a los escenarios  del épico y mágico mundo de El señor de los Anillos, con el fin de viajar en el tiempo y conocer los orígenes de la historia, siguiendo la obra escrita por Tolkien. Sin embargo, el regreso a la Tierra Media trae consigo algunas preguntas: ¿por qué una obra de trescientas páginas cubre el mismo metraje que el colosal trabajo de adaptación de El señor de los anillos? Pasándose de una película a una trilogía, con el fin de que se estrenase con la cadencia de un año.

Martin Freeman (actor revelación de la serie The office y con el papel de Watson en el nuevo Sherlock Holmes televisivo) es el encargado de dirigir a esta nueva tropa de personajes, con el rol de Bilbo. Se recordará que Bilbo, el tío de Frodo –protagonista dentro de un grupo coral formado por numerosos personajes principales- es el personaje fundamental en esta ocasión.

-Señor Bolsón, a su servicio.

-Estoy rodeado de enanos, ¿qué hacen aquí?

Bilbo Bolsón emprende el viaje un cambiaría su vida, en una adaptación espectacular, acompañado de un grupo de enanos, hacia la Montaña Solitaria. La búsqueda de un tesoro que le robó el dragón Smaugh le apartará de su rutina hogareña y le hará cumplir su destino de héroe.  

 

-Jamás pensé que esté fuera el hobbit.

-Me dijiste que buscara al cuarto miembro del grupo y encontré a Bilbo Bolsom. Los hobbits pasan desapercibidos, si se lo proponen, y eso nos da una gran ventaja. 

Entre los personajes que recuperan de El Señor de los anillos, encontramos un rejuvenecido Gandalf, en la piel de Ian McKellan, aunque sobre todo destacamos ese gran descubrimiento que fue Gollum. Personaje que contará con importantes escenas en esta primera entrega de lo que será El Hobbit, interpretado por Andy Serkins, actor especialista del motion capture, en donde se desdobla como segunda unidad y ayudante de Peter Jackson. 

-Después de los trasgos, los murciélagos y los peces, están los hobbits.

“Quería hacer algo independiente y en ningún caso una precuela de El Señor de los anillos. El hobbit nos dio la oportunidad de indagar más en la aventura, porque El señor de los anillos trataba temas más oscuros”. Según sus propias palabras, creemos al director porque El hobbit: un viaje inesperado es una superproducción en toda regla –para lo bueno y para lo malo-, un espectáculo visual con el añadido de la épica. Y para esta empresa, no se ha escatimado en medios, llegándose a superar el gran trabajo a digital de El señor de los anillos, incorporándose un 3D rodado a 48 fotogramas por segundo. “Aumentar el fas fotogramas por segundo de 24 a 48 nos ofrece la posibilidad de reflejar la historia de forma más realista y emocionante. Como cineasta quiera la gente sea transportada a una mágica aventura y no nos engañemos, el cine es magia”.

-¿Por qué no jugamos a los acertijos?

-Si Bolsom pierde nos lo comemos entero.

La búsqueda de la espectacularidad y el entretenimiento se traduce en todos esos efectos digitales que forman las secuencias de acción: la escena de los Gigantes o la huida del reino de los trasgos, pero también encontramos en la película otras ideas que preparan la marcha hacia la oscuridad de El señor de los anillos: El soberbio prólogo que cuenta la historia de Erebor, la reunión del Concilio Blanco o la figura de Radagast el Pardo.

-El nombre de las espadas se deben a grandes gestas.

-Insinúa que mi espada no ha conocido batallas.

-Nadie diría que es una espada, parece más bien un abrecartas.

Pero la película cuenta con una mayor torpeza formal, con unos encuadres mucho menos brillantes que en los de la trilogía y una menor calidad fotográfica. Quizás aún estemos por ver lo mejor, en las dos siguientes entregas, tal y como sucedía en El señor de los anillos pues el filme de La comunidad del anillo servía como presentación.