20130526123706-20130524005017-angelina-jolie-johnny-depp.jpg

- ¿Lee novelas de espionaje? Soy una mujer misteriosa montada en un tren. Dígame cual es mi historia.

Un turista americano llega por primera vez a Europa, quiere olvidarse del fracaso de una relación amorosa. En el viaje conoce a una bella y misteriosa mujer, Angelina Jolie, para más señas. El viaje promete cualquier cosa, menos aburrimiento, pero al final se verá involucrado en una trama, con el telón de fondo de Venecia. Nos llama la atención de la trama por ser muy reconocible en el séptimo arte. Un hombre sin una clase de cualidades llamativas, con quien cualquiera puede identificarse. 

 - Perdone, ¿podría hacerle una pregunta?

- Adelante.

- ¿Por qué se ha sentado aquí?

 - Porque usted es mi tipo de hombre.

Tourist es el remake americano de una película francesa, El secreto de Antonhy Zimmer, en la que un traductor se ve repentinamente descubriendo su propia versión del anuncio de Martini; ella era Sophie Marceau, con el destino de la costa azul francesa, la ciudad de Cannes. 

- Por la suerte que he tenido por sentarme aquí.

- La suerte no ha tenido nada que ver con ello.

- ¿El destino?

- Los cinco dólares que les he dado al maitre por si venía a sentarse aquí.

- ¿Es una declaración?

- Nunca hablo de amor antes de comer.


Ambas películas terminan infuenciadas por algunas películas del celebérrimo maestro del suspense, y en concreto por una cinta en especial, Con la muerte en los talones (North & Northwest). Se tratan de thrillers con toques romáticos, con el tema de las  falsas identidades y el protagonismo de un tren. El romance y la acción en un ambiente al estilo Hichtcock es lo que ha hecho que muchos de los momentos cinematográficos nos dejen con una sensación de "ya visto". 

               

El tren ha sido un protagonista indiscutible en la historia del cine. Una de las primeras imágenes que tenemos del celuloide nos presentaba a un tren aterrorizando a los espectadores de un café de Lyon y la construcción del ferrocarril acompañaba al western, un género cinematográfico muy americano. En un tren se han dado lugar historias de todo pelaje y condición, y sirvió para uno de los grandes cineastas de todos los tiempos.

- Perdóname, ¿no es usted Guy Haynes?

- Sí.

- Le vi derrotar a Faraday en el Southforat en la temporada pasada, llegó a la semifinal, ¿verdad? Admiro a las personas que hacen cosas. Por cierto, me llamo Bruno, Bruno Anthony.

Pero Hicthchok, ya repitió el mismo esquema en otras películas, por ejemplo, en Extraños en un tren. Dos desconocidos, que se encuentran viajando en tren, conversan sobre el asesinato perfecto.

En este sentido, la última parada es Código fuente (Duncan Jones).


- ¿Hasta qué punto me conoces?

- No demasiado, parece.

- ¿Me conoces lo suficiente como para que te pidiese hacer algo extraño o peligroso, y confiaras en mí, y lo hicieses?

- No.

- Joder, qué sinceridad.

El piloto de helicópteros Colter Stevens (Jake Gylenhaal) se despierta viajando en un tren camino a Chicago y a los ocho minutos el transporte estalla víctima de un ataque terrorista. Es entonces, cuando vuelve a despertar, con el objetivo de volver al mismo tren y evitar la bomba.

- ¿Se hace idea de la gente que moriría si hubiera una explosión en la ciudad?

- Nos queda muy poco tiempo, los relojes sólo se mueven en ese único sentido.