20130126050143-flight-robert-zemeckis-critica02.jpg

-Le daremos la vuelta.

Después de diez años volcado en el cine de animación, con films como Pollar Express y Beowulf, Robert Zemeckis dirige El vuelo un drama sobre  la aviación, protagonizado por Denzel Washinton (Whip Whitaker), quién se pone a los mandos del aparato. Tiene un arranque similar al de Naufrago, como único punto en común con esa película en la que Tom Hanks sufría un accidente de avión, por el cual quedaba sólo en una isla desierta. Escrita por John Gattins, esta película -nominada al Oscar al Mejor Guión- está basada muy ligeramente en un hecho real, el aterrizaje forzoso sobre el río Hudson, del vuelo 1549.

-Hay un montón de periodistas enloquecidos ahí fuera, eres como una estrella del rock. No volverás a pagar una copa en toda tu vida. 

En ambas ocasiones, la habilidad del piloto evita la catástrofe, convirtiéndose en un héroe de la noche a la mañana, porque se considera que el accidente ha podido deberse a un fallo técnico. Pero la polémica surge cuando una investigación, demuestra que el capitán Whitaker estaba bajo el influjo de sustancias tóxicas. A la misma velocidad, el héroe se convierte en villano.

-¿Recuerdas que te extrajeron sangre la noche del accidente? Te hallaron alcohol en el organismo. Si se demuestra que el alcohol fue la causa de la muerte de cuatro pasajeros, se enfrentan a cuatro casos de homocidio. Podría significar cadena perpetua. 

Junto con el deseo de surcar el cielo, imitando a las aves, siempre hemos tenido miedo a volar. De hecho, el primer vuelo que aparecía recogido en la mitología griega, el de Ícaro, ya resultaba accidentado, pero la nueva tecnología surgida en el siglo XX dio motivos sobrados para alimentar una de las fobias preferidas, el temor ante un accidente. Una temática mil veces vista en la gran pantalla, pero la pelíocula de Zemeckis  no es otra superproducción sobre catástrofes, centradas en el accidente. El vuelo bordea el melodrama al centrarse en el proceso al personaje central que es acusado de consumir drogas en la noche del vuelo.

                 Pasos del destino

 En este sentido, el personaje interpretado por Denzel Washinton recuerda algo a ese Glenn Ford de Los pasos del destino (Ralph Nelson), también sobre un accidente de avión del que se intenta conocer las causas del desastre. 

-Una vez descartadas todas las especificaciones naturales, eso pregunto yo. ¿Qué nos queda? Lo sobrenatural. Y ¿cómo llamar lo sobrenatural en este caso? El destino.

La película es algo irregular, porque la historia no termina de cuajar. ¿Lo mejor? El arranque y una conversación en el hospital, el debate sobre la verdadera naturaleza del héroe. Los otros personajes, Nicole (Kelly Reilly), una mujer ex adicta que conoció en el hospital, los que encarnan Jamess Bagde Dale y Don Cheadle y  Harling Mays -el compañero de juergas del persona central- a cargo de un sensacional John Goodman, es parte del cast; para quién escribe, lo mejor de la película. Por supuesto, sin olvidarnos de Denzel Washinton, con una merecidísima nominación a los Oscars. ¿Y lo peor? El final.  

                                

                    el vuelo

                    El vuelo

                    flightf3