20121104130557-rec21.jpeg

Las dos primeras películas codirigidas entre Jaume Balagueró y Paco Plaza, el remake de John Erik Dowle y la siguiente entrega de la saga, con Paco Plaza en solitario, tienen algo en común. La obsesión por mirar, la obstinación de la sociedad actual por registrar cada detalle, las críticas a una cierta televisión, el formato de falso documental que desemboca en una odisea de terror y sangre, con el punto de vista del espectador centrado en esa cámara que todo lo que ve. Estos filmes, también otorgaban una atmósfera de terror a sus historia y exprimían su condición de residencia laberíntica. Los creadores de la saga Rec hicieron algo más que orquestar un carrusel de imágenes y sonidos, siempre al máximo nivel de adrenalina. La primera entrega propone una postura original que rompe con las estructuras clásicas del cine de terror. Eso sí, no se decide ni por el mainstream ni por la serie B salpicada de pus, es puro pan y circo para los amantes del género. 

-Se han oído gritos, Mari Carmen del primero ha llamado a los bomberos.

Una de las ideas de la primera película era el concepto de telerealidad, salido del mundo de la televisión, de los programas que -cámara en mano- muestran todo tipo de reportajes. De hecho, seguimos la pista de una reportera y su cámara, viviendo un día con el cuerpo de bomberos que acudirá a un edificio para responder a una rutinaria llamada de emergencia. Ahí empezará la pesadilla, con vecinos y zombies de por medio. 

En Rec 2, la acción transcurre unos minutos más tarde, en el mismo edificio del Example barcelonés. Un comando de los GEOS responde a la situación de emergencia de lo que parece una epidemia vírica.

-Se trata de un virus altamente contagioso, se ha puesto el edificio en cuarentena y nos hemos puesto en contacto con el interior.

                       rec02 (1)

El propio Paco Plaza comentaba que la saga de Rec se inició con ninguna intención de continiudad, sino como experimento entre amigos. "Rec es una película de horror pura, con Rec 2 intentamos girar a elementos de acción, un poquito más de comedia. Lo que queríamos, sobre todo, cuando ya vimos que iba haber cuatro películas, es distinguirlas claramente las cuatro". Pero encontramos con algunas señas de identidad, como la "Niña de Madeiros", el costumbrismo -del que desprende un sutil humor negro- , su carácter revisionista del subgénero zombie y el contexto de fanatismo religioso.

-¡La jodimos, este es un cura!

-Vamos a grabar un poquito a mi primo Koldo, que está un poquito nervioso. 

Rec 3 se subtitula "Génesis" porque se mantinene al principio de la historia, pero también porque desde la primera parte de la saga de Rec han jugado con la iconografía religiosa.

-Aún no, aún no puede estar pasando. 

- ¿El qué?

- El Génesis. Los ángeles abandonaron su propia morada, donde el Señor los guardó en prisiones eternas en donde soportarán el castigo divino y no podrán regresar hasta el Juicio Final.  Es una vuelta al foco de la infección, como nos dice el título añadido de Génesis.

La aventura americana es un pragmático remake al estilo hollywood. Los cambios en esta versión son mínimos: se adelanta la información sobre las causas de los ataques caníbales, se aprecia más exterior del edificio y se muestra el rostro del cámara, perdiéndose así el efecto narrativo de ese personaje, visto como una extensión del propio ojo del espectador. La frase final de Rec, resumía el espíritu de la saga: "¡Grábalo todo, por tu puta madre!".

                         Con Paco Plaza  

                        Con Leticia Dolera         

Lo más llamativo de la saga REC era la cámara subjetiva, pero vaya por delante que  no soy de aquellos que se entusiasmaron con esta propuesta terrorífica. Entiendo que haya mucha gente que disfrutara de un film que destacaba precisamente por desnudar al género de sus convencionalismos, de sus trucos habituales. Surgió una saga, demasiada condicionada por su propio éxito, de ahí que se termine creando una serie de mecanismos repetitivos, que provocan cierta familiaridad con el espectador fiel.

Quizás Paco Plaza empezó a darse cuenta que el formato subjetivo limitaba las opciones narrativas y sobre todo, impedía que su historia tuviera flexibilidad. Rec 3: Génesis supone una ruptura argumental y estética. "Si el primer filme rompía las normas del género, esta se carga las de la saga", decía Paco Plaza en una entrevista. "Queríamos que el cambio se notara muchísimo". Lo más llamativo es el cambio de escenario: nos alejamos del Example barcelonés, para trasladarnos a una boda. Y la primera parte de la tercera entrega, mantiene la esencia de la saga. "Todo el mundo tiene una cámara, por eso aparecen cinco o seis formatos de video. Pero en la segunda parte, queríamos que fuera todo lo antiRec posible o todo lo más cinematográfico posible. Usamos muchos travellings, muchísimas grúas".

                  rec-1

                   rec-2

También te puede interesar.

Con la cámara al hombro: grabando el terror.