20111002224741-263414-10150226423488772-731158771-7287044-6301277-n.jpg

Ángel Gómez Hernández es una de las jóvenes promesas dentro del género fantástico y como muchos cineastas, comienza en el campo del corto. Aquí es donde destacan Sed de luz y La última víctima, cortometraje de terror que llega a Sitges, nominado al prestigioso Meliè de Plata.

-Cuéntanos algo de tu trayectoria. ¿A qué se debe la afición por este género? ¿Quiénes son tus referencias?

Mi pasión por el terror se debe a mi padre, novelista y ensayista, y a sus amistades como Paul Nashy y Chicho Narciso Serrador. Recuerdo que me interesaba el cine desde pequeño, quería descubrir si era mucho más de lo que contaban y me pude familiarizar con el cine gracias a la productora Diodati. Cuando vi la película de J. J. Abraham, Super 8, me veía a mí mismo de pequeño, con la cámara, influido por las películas que me gustaban  como Pesadilla en Elm Street o Scream.

-¿Cómo nació La última víctima?

La última víctima es un relato de apenas tres páginas de mi padre, el escritor Ángel Gómez Rivero (autor de Casas malditas y otros ensayos sobre cine de terror). Una historia guardada en un cajón hasta que se pudo hacer realidad, gracias a la productora EmeFilms y que reúne partes de muchos géneros, el terror, la fantasía, la acción y lo paranormal.

-¿Qué puedes contarnos del corto? ¿Háblanos del equipo y del casting?

Había rodado terror en Lágrimas de papel o Sed de luz, pero nunca acción, y La última víctima tiene mucha acción. Hemos contado con efectos especiales y especialistas como Ignacio Álvarez, quien ha participado en 800 balas o La comunidad. En el reparto encontramos a actores conocidos en España, gracias al mundo de la televisión y el cine, como Galeano, Juanma Lara o Macarena Gómez.

-Sabemos que tu anterior trabajo, Sed de Luz, ha sido nominado en Illinois y Atlanta; ahora llegas a Sitges, ¿qué metas te gustaría alcanzar?

Me gustaría conseguir hacer un largometraje e involucrarme en las fases de su producción, la preproducción, la posproducción y su distribución. Hasta ahora había sido como un estudiante de cine, rodando cortos (Lágrimas de papel, Sed de luz o la más ambiciosa, La última víctima), pero siempre me ha interesado el largometraje, rodearme de un buen equipo y poder llevarlo a las salas de cine.

-¿Cuál es tu próximo proyecto?

Como bien sabes es un western, que tiene como título Y la muerte le seguía. Está ambientado en el lejano y violento Oeste, pero con aspectos fantásticos y de terror.  Volvemos a contar con la productora EmeFilms, un gran equipo, actores muy conocidos como Pedro Casadement Macarena Gómez, o contigo (en calidad de productor). Queremos rodarlo en Almería, el año próximo, en Tabernas, en los poblados del Oeste que se han hecho famosos gracias a servir de escenario para muchísimas películas.