20110522030833-b.-tavernier.jpg

- Las imágenes, ellas son las que nos enseñan. Imágenes y rostros de cosas que nunca hemos visto.

La muerte en directo.

El crimen, la delincuencia, la corrupción, y por fin, la muerte, son temas recurrentes en la cinematografía del director francés Bernard Tavernier. Si en una de sus películas más conocidas, La muerte en directo, reflexionaba sobre el poder mediático de la televisión, a modo de Network de Sidney Lumet, en su cine aparecerá desde todos los puntos de vista posible pero además presentando una variedad de lecturas. Sobre todo porque suele dinamitar los códigos genéricos y adoptar intensos relatos, desde la objetividad de su cámara, para retratar fría y eficazmente a la sociedad.

- Estoy aquí para salvar inocentes, pero casi no los hay.
- ¿El qué?
- Inocentes, los crímenes son todos colectivos.

Confeso admirador de la cultura y sociedad norteamericanas, otra de sus claves es la de buscar  en ella su inspiración para muchas de sus películas, como por ejemplo, en Alrededor de la medianoche, ambientada en el mundo del jazz. Pero también ha regresado una y otra vez a la literatura negra para rescatar de sus  páginas brillantes retratos de la América Profunda.  Uno de sus títulos más emblemáticos, la extraordinaria Coup de  tourchondMil doscientas ochenta almas, resulta de la novela de Jim Thompson.

 1986 Round midnight- Alrededor de la medianoche (foto) 01.jpg1983 Mississippi blues (foto) 02.jpg

- Acabo de leer a un autor que no es de los nuestros.
- ¡Zola!
- No, Mielveaux. Dice que todos somos asesinos, al menos, en potencia. Y dice que esa necesidad la canalizamos a través de medios legales, la industria, el comercia colonial, la guerra, el antisemitismo.

En Tavernier, muchas de sus historias, giran en torno al mundo criminal, como parte de ese retrato del comportamiento humano, pero siempre formado parte de un subterfugio de algo superior. En El juez y el asesino, se sirve de la historia de un criminal para demostrar como los roles de un criminal y el de un juez podían ser intercambiables.

- Dice que le mató porque era un hijo de puta. A mí me basta.

            1974 LHorloger de Saint-Paul - El relojero de Saint Paul (fra) 01.jpg1976 Le juge et lassassin - El juez y el asesino (fra) 01.jpg

               1980 La mort en direct - La muerte en directo (ale) 01.jpg   
 
                1980 Une semaine de vacances - Una semana de vacaciones (fra) 01.jpg
                 1984 Un dimanche a la campagne - Un domingo en el campo (fra) 01.jpg 
                     1981 Coup de torchon - 1280 almas (fra) 01.jpg1986 Round midnight - Alrededor de la medianoche (ing) 01.jpg

En otro título, El relojero de Saint- Paul, Bernard Tavernier emplea el asesinato de un explotador para mostrar los abusos del poder. La misma temática pero en otro tiempo y con un estilo próximo al documental, su Ley 627 sirve de denuncia de la brutalidad que presenta una brigada policial relacionados con los narcóticos.

- Lo importante es darse prisa, si a los veinticinco no has triunfado, no vales nada.

También son delincuentes los adolescentes de La carnaza, cuyos crímenes surgieron como respuesta a una sociedad enferma, dominada por el consumismo y por una mentalidad basada en el triunfo.

 La muerte y la violencia pueden aparecer organizada, como sucede en las guerras y concretamente lo vemos en un título de Tavernier centrado en la Primera Guerra Mundial, Capitán Conan. El film nos muestra el contrapunto entre los métodos empleados por el Capitan Conan y los de su amigo el Teniente Norbert. Los primeros llevan a cabo una lucha violenta y salvaje, sin uniformes, empleando hondas o ballestas y afilando  los cuchillos en las tripas de sus adversarios. Por su parte, el Teniente Norbert, intenta buscar la cordura en medio de esa locura que es la guerra. Pero lo cierto es que "son los hombres como los míos quienes ganan las guerras", como señala el propio protagonista.

 Tras la tormenta, el último filme de Tavernierno, presenta paisajes fantasmagóricos, casi ilusorios, de Luisiana, parecidos a los de Coup de tourchound,  como escenario de la decadencia física y moral que el director pretende transmitir en muchas de sus películas. Una decadencia que vapulea el alma de sus personajes.

- Luisiana está arruinadísima, Nueva Orleans es un cementerio y el fondo del váter es más atractivo que este paisaje.