Facebook Twitter Google +1     Admin

Midsommar. El día sin fin en un solsticio sangriento.

por Gonzalo Gala el 29/07/2019 10:56, en Cine de terror

Resultado de imagen de midsommar pelicula

Si este verano tenéis pensado viajar a Suecia, podéis situar en vuestro itinerario Harga, el escenario de la última pesadilla de Ari Aster;  una, con muchos puntos en común con su ópera prima, “Heredity”. “Midsommar” nos muestra otra mitología demoníaca, a través de una historia de terror donde el miedo se nos muestra con un sentido muy profundo, junto a una vulnerabilidad ancestral empapada en el dolor. No estamos ante una cavernosa casa de los horrores, pero si nos sentiremos asfixiados por otro entorno claustrofóbico, junto a otra familia voraz (con un tipo de culto y un “elegido”).De nuevo, el directo establece los riesgos, como también la necesidad, de pertenecer a una sociedad determinada.

Dani (Florence Pugh) es una joven estudiante, marcada por unas cicatrices familiares (las secuelas de una hermana bipolar), que terminará viajando junto a su novio (Christian, Jack Reynor), a Suecia, cuando un amigo (Pelle) les termina convenciendo para que conozcan las fiestas del solsticio que dan título a la película. El personaje de Pelle, procedente de aquella comunidad, resultará dulce y amable, en contraste con Christian y sus amigos, que parecen dispuestos a viajar a Suecia con tal de investigar aquel folclore con un sentido académico.

Ari Aster define uno de los prólogos más aterradores de los últimos años, con una meritoria  economía narrativa, incluida una imagen completamente premonitoria que decora el apartamento de la protagonista: Una pintura del ilustrador John Bauer, sobre una niña –con una corona- que acaricia la inmensa cabeza de un oso pardo.

                                                   Imagen relacionada

De hecho, gestiona muy bien el contraste entre la lúgubre nieve invernal de las primeras escenas con el soleado verano sueco, con algunas secuencias bastante logradas como aquella en la que Dani se encierra en el baño para descubrir, a continuación, que no estás donde creías que estaba. De este modo, el cineasta inicia la película. Un paisaje nevado da una belleza glacial a las primeras imágenes, bucólicas, de cuento de hadas, acompañadas del arpa de una fabulosa música, interrumpida brutalmente por un sonido muy reconocible: una llamada de teléfono, que nos traslada a la realidad.

Un solsticio nórdico.

Cuando los protagonistas lleguen a Suecia, y se unan a otros personajes, Ari sustituye la economía narrativa por una atmósfera malsana, un siniestro Euro-bacanal, claramente inspirado en el clásico de 1973 “The wicker man”. En aquella ocasión, el sargento Howie (representando el lado civilizado y cristiano) se enfrentaba al horror folclórico y pagano de la isla de Summerisle (un lugar desconectado del mundo). Lo mismo va a suceder a este grupo de antropólogos norteamericanos, que van a representar lo civilizado y, por qué no, la estupidez, frente a este versión contemporánea del “Hombre de mimbre”.

Nos situaremos, entonces, en el pueblo perdido de Harga, en el condado de Halshingland, en donde la tranquila gente practica unos rituales relacionados con el citado solsticio. Asistimos a sexo ritual y coros de jóvenes que parecen salidos de un anuncio de Coca-Cola, al mismo tiempo que este pintoresco folclore empieza a resultar cada vez más inquietante.  De hecho, el culto definido en la película está inspirado en un conjunto de tradiciones, algunas de cuales, se han dado un sentido siniestro.Una de las secuencias más brutales de la película -aquella en la que los ancianos de Harga se precipitan a la muerte- recuerda a un legendario ritual, la Ättestuppa. Según ésta, los miembros de mayor edad de aquella sociedad se suicidaban, entregándose a Odín. En “Midsommar”, los habitantes de Harga matan a los ancianos de 72 años y transfieren sus nombres a los miembros más jóvenes de la comunidad.

Resultado de imagen de midsommar pelicula

                                                            Resultado de imagen de midsommar pelicula

Ari Aster hacerse un hueco en el género,  ayudado por la inmensa fotografía de PawelPogorzelski, el vestuario de bordados nórdicos y tocados florales de Andrea Flesch y el engañosamente simple trabajo del diseño de producción, a cargo de HenrikSvensson, en donde la geometría y el arte tienen una gran importancia.  Todas las tomas de la película están impregnadas del arte popular sueco, desde el primer cuadro de apertura hasta la cabaña donde duermen los protagonistas. Sin embargo, encontramos diferentes influencias artísticas como el prerrafaelismo, HilmaafKlint, el simbolista belga LeonFrederic o el sueco Carl Larsson. Allí encontramos referencias a las runas y al folclore, pero apenas encontramos referencias explícitas de la cultura pop, salvo un guiño a Austin Powers. Eso sí, “Midsommar” se embulle de la política europea de los últimos cien años, en concreto se trazan paralelismos con el auge de la extrema derecha en Suecia.

Es una de esas películas que sólo tendrán un sentido completo en el último fotograma, si aún no la has visto aún, ármate de un poco de paciencia porque es posible que las dos horas y cuarto se te hagan un poco largas. Tampoco causa terror, sí mucho mal rollo, así que si vas predispuesto en esa dirección podrías sentirse decepcionado. Pero es posible que seas del grupo de espectadores que disfruten de la película, tal y como es, una pequeña joya. Un nuevo ejemplo del mejor cine de terror que se cocina, a fuego lento, en las últimas hornadas.

 Resultado de imagen de midsommar pelicula

Resultado de imagen de midsommar pelicula



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





¿Buscas algo?

Utiliza este buscador:

Si no encuentras lo que buscas escrbenos un comentario.

Secciones

Todas las secciones del blog