Resultado de imagen de vivir la noche

-Hay demasiada violencia en este trabajo, poco a poco dejarás de ser tú.

Ben Afleck regresa a la dirección en su cuarto largometraje que, también protagoniza. Una historia sobre el crimen organizado de los años veinte, con la prohibición de la Ley Seca, como telón de fondo.

Joe Coughlin, su personaje principal, es el hijo de un capitán de la policía de Boston (interpretado por el veterano Brendan Gleeson) con una ascendente carrera criminal. Nos situamos en los años veinte, en el contexto de Ley Seca, focalizándolo en un mundo de gánsteres, prohibición y tiros, con una red de policías corruptos y mujeres fatales de las que se enamorara el protagonista. Este aparece interpretado por el mismo Ben Afleck, después de la renuncia de Leonardo DiCaprio y se cuenta la anécdota de que el escritor, Dennis Lehane,  le pidió someterse a prueba, que humildemente aceptó y pasó.

La nueva película se basa en la llamada “Trilogía Coughlin”, junto a “Cualquier otra otro día” y “Ese mundo desaparecido”, novelas de Dennis Lehane,  uno de los escritores del género negro contemporáneo más adaptado por el cine, en concreto, cuatro de sus novelas, Mistic River, Gone Baby Gone y Shutter Island. Un autor capaz de crear auténticas historias de género negro, con atmósferas oscuras, situadas en Boston y protagonizadas por inmigrantes; vinculado, por tanto, con su origen de ascendencia irlandesa. Partiendo de una de sus novelas, Mistic River, Clint Eastwood logró una de sus películas más redondas; mientras que Scorsese conseguía uno de sus mayores éxitos de taquilla con “Shutter Island”. Sin embargo, sería Ben Afleck el mayor deudor de Dennis Lehane, pues el material de este autor sirvió tanto para su debut cinematográfico “Adiós, pequeña adiós” como para su cuarto largometraje. 

Resultado de imagen de vivir la noche

Ben Afleck, ¿el nuevo Eastwood?

La Warner no tardó en catalogarle como el nuevo Clint Eastwood, después de sus dos primeros éxitos tras la dirección, pero creemos que esta consideración tiene más de publicidad que de realidad. Irregular en su faceta interpretativa y con una prometedora carrera como director, Ben Afleck apuesta por un autor conocido para su cuarto largometraje: Dennis Lehane.  Como actor compagina irregulares blockbusters (“Batman vs Superman: El amanecer de la justicia”) con títulos de todo pelaje y condición (Perdida, David Ficher), e incluso tras su Oscar –compartido por Matt Damon- por el guión de “El indomable Will Hunting”, hay muchos aspectos oscuros. Pero corría el año 2007 cuando estalló la noticia de que iba a sentarse tras las cámaras para dirigir un film, de un autor de reconocido prestigio y con un reparto estelar. Sin embargo, reconocimos tras ese primer título a un director con cierta solvencia; de hecho su anterior trabajo “Argo” (2012), obtuvo el Oscar a la Mejor Película.

Ambientada en los barrios bajos de Boston, “Gone Baby Gone” es un sólido trhiller, centrado en el rapto de una niña, suceso que marcará a todos los personajes, de una forma distinta. Uno de los grandes aciertos de Afleck es la construcción de los personajes, lo que consigue gracias, también al trabajo de interpretación que logran sus actores; sobre todo un inmenso Ed Harris.

Resultado de imagen de vivir la noche

-Volveremos a vernos, a este lado o al otro.

“The Town: Ciudad de los ladrones”, es otro relato de ambientación criminal y con Boston como escenario. Un film que apunta alto aunque el resultado sea bastante irregular y que cuenta como principal error el situarse al frente del reparto. Si en su anterior película colocaba como protagonista a su hermano Casey, menos conocido pero mejor actor, en esta ocasión decide reservarse el papel principal; creemos que por la arrogancia tras haber escuchado elogiosas críticas de su trabajo anterior.

Sin ser una mala película, podría ser considerada fallida, precedida por el batacazo en la taquilla norteamericana y por el hecho de que Ben Afleck no habría sido la mejor opción para encabezar el reparto. La puesta de escena muy trabajada y detallista podría confirmar que la Warner aceptó todo aquello que le pidiese Afleck, como director, pero sus críticas de su cine suelen ir dirigidas en el terreno de la interpretación. De sus tres películas anteriores, sólo “Gone Baby Gone” no contaba con Afleck en el reparto y quizás su única interpretación aceptada sea la de “Argo”.