20150413194004-gunter-grass.jpg

Hoy estamos de luto los que amamos las letras porque ha fallecido un autor genial que- sin librarse del peso de la polémica de muchos libres pensantes- no podemos, sin embargo, quitarle el mérito y el talento a esta autor alemán, premio Nobel de Literatura y Premio Príncipe de Asturias, por las Letras.  Lo cierto es que sin tener una clara relación con el cine, hemos querido reseñar esta efeméride en la sección que dedicamos a ambas disciplinas.

Nació en la ciudad libre de Danzing (la antigua Gdansk), en Polonia, fue miembro del llamado Grupo 47, formado por una serie de escritores jóvenes alemanes que tuvieron como objetivo revitalizar la literatura en la posguerra. Su primer gran éxito literario es El tambor de hojalata, su obra más conocida, y uno de los motivos por incluirlo en estas páginas dedicadas al cine. En política siempre estuvo muy cercano al partido socialdemócrata y ayudó entre otros a Willy Brandt en sus campañas. Pero es cierto también a Gunter Grass le acompañó la polémica.

                                                  

Fueron llamativamente polémicos los episodios de su juventud que relató en su autobiografía, Pelando la cebolla, en donde relata su infancia, su vida como soldado, sus inicios como escritor o su relación con el Papa Benedicto XVI. Sin embargo, lo que realmente impactó en él fue su confesión de haber pertenecido a las Waffen-SS, esto es, que se contó entre los soldados, casi un millón, que reclutó al final la SS (Schutzstaffel o «Cuerpo de Protección»).

También resultaron polémicas sus opiniones sobre Israel, e incluso otra de sus novelas, A paso de cangrejo, en la que se recuerda el destino de millones de alemanes que fueron víctimas de la Segunda guerra mundial. La parte central  es el hundimiento del barco Wilhelm Gustloff, el 30 de enero de 1945, con miles de refugiados de la Prusia Oriental a bordo, región muy familiar para él, porque allí es donde se crió.

                             

                           

Como ya hemos anunciado, El tambor de hojalata fue adaptada al cine. La versión cinematográfica corrió a cargo del director Volker Schlöndorff y del guionista, Jean-Claude Carrière, para una coproducción europea, rodado veinte años después de publicarse la novela (1979). Un niño alemán con tendencia a la fantasía, que vive en los duros años de la Segunda Guerra Mundial, recibe como regalo de cumpleaños algo que marcará el resto de su vida: un tambor de hojalata.  Ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes y del Óscar a la mejor película de habla no inglesa, no se libró de la polémica y la censura, sobre todo por escenas como esta. El personaje principal David Bennent—Oskar Matzerath- que contaba con doce años mantenía relaciones sexuales con la actriz Katharina Thalbach (como María Matzerath en la película), entonces de veintiséis años.

Cerramos este texto –con el que recordamos a Gunter Grass- con una cita de El tambor de hojalata: “Ya no volvió. Del hecho de que antes de irse vaciara de un solo trago su vaso de refresco puede deducirse que el vaciar el vaso significa Adiós“.

En la ceremonia de los Nobel.