20150416091546-20150319121155-trois-couleurs-bleu-1993-dvdrip-dualaudio-xvid-kg-3-0030.jpg

Tras su paso por la televisión polaca Krzysztof Kieslowski, a principio de los años 90 comienza a trabajar en Francia, donde realiza su más importante trabajo, la trilogía Tres Colores, dedicada a la bandera francesa. Julie (interpretada por Juliette Binoche) pierde a su marido y a su hija, en un accidente de tráfico, al comienzo de la película, lo que marcará tanto al personaje como la historia.

Tres colores: Azul es un trabajo fascinante del cine cuya brillantez, me atrevo a decir, tiene su paralelo sólo por las mejores obras de Bergman, Buñuel o Tarkovsky. Juliette Binoche (el hecho de que ella eligió Tres colores: azul sobre Jurassic Park dice mucho de ella) está brillante en su interpretación de esa viuda solitaria, aunque se encuentre bien respaldada por el resto del elenco. La música evocadora de Zbigniew Preisner añade enormemente a la intensidad de la película.

Aquí me gustaría hacer una mención especial a una hermosa canción sobre la esperanza, la fe y el amor que ha jugado un gran papel en la película. Kieslowski, un agnóstico convencido toma prestado para la letra de la canción un capítulo de la Biblia, una carta de San Pablo de los Corintio, 1, Capítulo 13.

Es muy triste que Kieslowski muriese a una edad joven de 54, sólo dos años después de la finalización de esta Trilogía de los Tres colores, dejando tras de sí un legado de excelencia para las futuras generaciones de cineastas.