20150303011615-la-diligencia-2.jpg

Un día como hoy, un 3 de marzo de 1939, se estrenaba un western clásico que marcó las convenciones del género, en el futuro. Fue la película que puso en el mapa del cine a John Ford -que ya había rodado más de treinta films- junto a su actor fetiche, John Wayne, uno de sus grandes alter ego. 

Es posible que hoy pueda criticarse a la película el hecho de que estos personajes parezcan simples arquetipos: el héroe falsamente acusado, la esposa fiel, el médico borracho; el banquero arisco, preocupado sólo por sus negocios, la prostituta honesta, o el caballero, jugador, forjado en las filas del ejército; pero para la fecha de 1939, pocos western reflejaban esta realidad social. Lo que en realidad ocurre, es que este esquema se observa en la propia planificación del director, ciertamente simple -y a la vez compleja- de presentar unos hombres en un ambiente que los hace verse entre ellos, tal y como son en realidad. Sin embargo, el filme de John Ford, termina siendo un viaje iniciático, que acaba en negro, con la inmensa elipsis del tiroteo, de la misma manera que la Odisea, "Bola de sebo" (Guy de Pontpansant) o El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad, que inspiró a Apocalipsys Now.

Dejamos el audiocomentario del repartaje que hemos preaparado. (Aviso, importante spoilers).