20150116094742-corto-scorsese.jpg

Recordamos casos muy significativos, el encuentro por primera vez en pantalla de dos veteranos como Al Pacino y Christopher Walken, ambos neoyorquinos, ambos con un Oscar, en Tipos legales (Fisher Stevens, 2012) o el más llamativo del propio Al Pacino con Robert de Niro, que no coincidieron hasta Heat (Michael Man) y como compañeros de reparto, en Asesinato justo (Jon Avnet, 2008).

Ahora van a encontrarse, en un mismo proyecto, los dos actores fetiches de Martin Scorsese: Robert de Niro y Leonardo Dicaprio, junto a Brad Pitt. En su primera etapa, describía en la pantalla los retratos crispados individuales de personajes insatisfechos de la época que le tocó vivir, siempre tomando la ciudad de Nueva York como escenario y Robert De Niro como alter ego.

-12 horas de trabajo y sigo sin poder dormir ¡maldita sea!

Taxi Driver, Malas calles, Toro salvaje o El rey de la comedia eran algunos de los títulos en las que vemos la imagen de De Niro como primer actor fetiche del director. La última etapa está marcada por la presencia de Leonardo DiCaprio (Shutter Island, Infiltrados, El lobo de Wall Street).

Lamentablemente, esta primera toma de contacto de ambos actores no se trata de un largometraje sino de un corto destinado a promocionar una cadena de casinos –Melco Crown Entertainment-; un mundo que Scorsese conoce por su impactante trabajo de Casino. Entre tanto, el cineasta parece que lleva unos años preparando un biopic sobre Frank Sinatra.

Por si no fuera poco, también se une al proyecto Brad Pitt, para un corto que estará escrito por Terence Winter, guionista que ha trabajado con Scorsese en Boardwalk Empire o El lobo de Wall Street.

Relacionado con esta idea, podríamos recordar el primer trabajo de Martin Scorsese, como director: el cortometraje The big shave (1967).