20141023164223-relatos-salvajes2.jpg-460380138.jpg

-¿Alguien más conoce a Gabriel Pasternak aquí? ¿Por qué están en este avión?

En psiquiatría, el síndrome de Amok es una espontánea explosión de rabia, con la que se mata o ataca de forma indiscriminada, aludiendo a una catarsis en el contexto social. Y la verdad es que a nuestro alrededor, ya sea en Argentina, en España o en cualquier otra parte del mundo, hay sobrados motivos como para armarnos de algún arma y desatar la ira en un auténtico“día de furia”. Injusticia social, corrupción, saqueos de políticos y banqueros,  pero también el cine y la literatura han dado buena cuenta de ello. Destaca a Holden Caufield, el personaje de ficción de la célebre novela El guardián entre el centeno (J.D. Salinger) y la película Un día de furia (Falling Down, Joel Schumacher). ¿Qué nos impide comportarnos como los personajes de estas historias?


Relatos salvajes es una película que libera la tensión y la frustración que genera en muchas personas la vida moderna en las grandes ciudades. Los personajes protagonistas del filme deciden enfrentarse a las adversidades, y lo hacen de forma violenta. La película juega todo el tiempo con una moralidad dudosa, que prioriza el desahogo frente a la racionalidad, y que se rebela contra todos. Es todo un acierto su presentación, asfixiante, directa e inconcreta, porque representa la reacción que podría tener un ciudadano medio cualquiera, que un día se levanta con el pie izquierdo y de repente pierde el control.

-¿Qué violencia, a ver? Yo estoy describiendo una realidad.

El film está narrado a modo de pequeños sketches, una serie de cortos hilados por la violencia catártica que surge ante una serie de injusticias cotidianas. Forma así un reparto coral con lo mejor del cine argentino. Nos referimos a actores como Ricardo DarínOscar MartínezLeonardo SbaragliaÉrica RivasRita CorteseJulieta Zylberberg y Darío Grandinetti. En España adoramos el cine argentino y cada vez son más frecuentes las relaciones cinematográficas entre ambos países. En esta ocasión no sólo la televisión española ha colaborado en su producción (TVE y Canal Plus) sino además, la firma Deseo (Pedro y Agustín Almodóvar) junto con Hugo Sigman.


Lo dirige Damián Szifron, muy conocido tanto en Argentina como en España, por sus películas enmarcadas en la comedia negra (Tiempo de valientes) como por sus series (Los simuladores, Hermanos y detectives). Relatos salvajes está compuesta de seis episodios (Pasternak, Las ratas, El más fuerte, Bombita, La propuesta y Hasta que la muerte nos separe) en donde el engaño amoroso, el pasado turbulento, la gente que se aprovecha de una situación desagradable para su propio lucro, el stress ante una injusticia de tráfico o la que nos genera alguien al volante terminan con una violencia final genial en donde el absurdo y el humor negro más brillante está siempre presente.

La película, igualmente, está lleno de curiosos detalles -durante los créditos con los que inicia la película, se identifica a cada actor con un animal salvaje o el puente donde se desarrolla el segmento "El más fuerte", es efectivamente el kilómetro 60 de la ruta que une Cafayate y Salta, como él mismo lo menciona durante la película mientras solicita por teléfono ayuda en carretera. La música que suena en el episodio de Bombita, cuando Ricardo Darín se siente desprotegido por las instituciones, está prestado de un conocido programa de la televisión argentina. 

-¿Sabéis que sois un negro resentido? 

Y para los amantes de las banda sonoras, aquí os dejo una de las mejores piezas instrumentales, procedente de la mítica película ochentera Flahsdance.