20131113001755-terminator-2-1-1.jpg

La serie de Terminator, creada por James Cameron, es toda una franquicia de la acción y ciencia-ficción que engloba películas, series de televisión y todo un merchandising a la altura de las grandes superproducciones de Hollywood, una de las marcas de la casa del cine del realizador canadiense.  La saga trata sobre la batalla futura entre el programa de inteligencia artificial Skynet y la humanidad, liderada por Arnold Schwarzenegger que interpreta a Terminator T-800

- Creo que a este tipo le falta un par de tornillos.

- Tu ropa, dámela.

- Ven tú a buscarla.

Cameron era un camionero,  que pasaba sus ratos libres leyendo y escribiendo libros ciencia-ficción y pintando miniaturas cuando unió sus fuerzas con Randall Frake y ambos llevaron a cabo el cortometraje “Xenogénesis”, que presentaba  las obsesiones técnicas y narrativas que acompañarán al cineasta canadiense. Muchas de estas ideas aparecen en la saga de Terminator (sobre todo en las dos primeras, obras del propio James Cameron, las más destacadas, principalmente por que las secuelas no supieron entender el espíritu del original, tal y como sucedió con la saga de Alien).

Uno de los temas obsesivos de la ciencia-ficción ha sido el enfrentamiento del hombre, con la máquina, todo un clásico basado en el carácter autodestructivo del hombre y presente en el cine desde sus inicios a la actualidad. Otro tema clásico que aborda la saga de Terminator es el de los viajes espacio-temporales. En el celuloide han tenido un carácter experimental, pueden servir para resolver problemas del futuro o del presente, o con un sentido cómico, para permanecer en un momento concreto. En el caso de Terminator, sirven para crear un líder y cambiar el futuro, echando una mano a la maltrecha resistencia. Para ello, el director, recurre a la visión apocalíptica a medio camino entre Blade Runner y Mad Max.

En la primer película, un Terminator es enviado del futuro al tiempo presente para eliminar a la madre del futuro líder de la resistencia. Pero John Connor, también envía un soldado humano, Reach, con el objetivo de proteger a Sara Connor (Linda Hamilton), y de paso concebir al futuro líder.

  La segunda entrega, también dirigida por James Cameron, revoluciono los recursos de efectos digitales, como ninguna otra película había conseguido hasta entonces, hasta cambiar el concepto visual del cine de ciencia-ficción. En Terminator II, El juicio final, Sara Connor, está encerrada en un psiquiátrico por sus visiones del futuro apocalíptico, mientras que un adolescente Joh Connor, tiene que defenderse de la nueva amenaza procedente del futuro, un sofisticado Terminator T 1000, con la imagen de Robert Patrick y sus diferentes apariencias que toma gracias a su material de helio.

- Si quiere vivir, venga conmigo.

- ¡Cálmate, mamá, ha venido a ayudarnos!

Pero no está solo, Arnie, ha vuelto, esta vez desde el lado del futuro Connor, que le envía como Terminator T-800, algo más rudimentario, pero con buenos sentimientos.

 - Tras la guerra nuclear, vosotros liderareis.

- ¿Guerra nuclear?

- No tiene por qué haber guerra, podemos evitarla.

- No hay tiempo suficiente, las secuencias de lanzamiento tienen lugar a las 18:18.

- ¿De hoy?

La tercera película, la más floja en la opinión de este cronista, concluía –como no podía ser de otra forma- con el inicio de la guerra nuclear y la destrucción de una importante parte del mundo. Y todo eso, ante los ojos impotentes de un joven John Connor.

- Cibor desconectado, evaluar misión.

En esta franquicia surgió, además, una serie de televisión con el título de Las crónicas de Sara Connor, que sigue los avatares de Sara y de su hijo, desde la conclusión de la saga, hasta la llegada del juicio final.

- Si nos salvaste una vez en otro futuro, puedes salvarnos en este.

Terminator Salvation, la cuarta entrega de la saga en la que las máquinas se hacen con el dominio de la Tierra. Entre otras cosas ha cambiado el protagonista que ahora es Christian Bale, en un mundo apocalíptico en la que máquinas y humanos luchan por la supervivencia. De ahí que sea la primera película de la saga que no discurre en nuestros días, con viajeros del tiempo que pretenden salvar a la humanidad, sino que se planta directamente en la guerra que tanto temían los personajes de las dos películas originales.