20130210200002-300-mag-124912.jpg

Basado en una obra teatral de Antonio Skármeta, El pleisbicito, la primera película del chileno Pablo Larrain en estrenarse en España (la tercera de su filmografía), lleva como título el breve pero contundente "No". El film refleja los avatares de una guerra publicitaria, el enfrentamiento televisado entre Augusto Pinochet y la Comisión del NO, en el plesbitico que el dictador organizó y perdió en los años ochenta. Entre otras cosas, lo más importante fue que obligó la dimisión en el poder de Pinochet.

-Nosotros no pensamos que vayamos a ganar.

-Entonces, ¿para qué esta campaña?

-Para crear conciencia. 

Uno de los méritos de su director, Larrain, es rodar con viejas cámaras de la época con la idea de crear una sensación de documental o de realidad, más allá de los convencionalismos del cine comercial. Otro de los motivos es crear conciencia a través de las cuestiones a las numerosas líneas políticas, una de ellas es la duda que  le surgen a los demócratas cuando contratan al publicista para que les diriga la campaña del No. Les sugiere que abandone los antiguos lemas antifascistas por un estilo mucho más comercial. 

-Esto me parece comercial de Coca-Cola. 

-Estamos utilizando un lenguaje publicitario que es universal, familiar, atractivo y optimista. Eso sí, Larrain lo propone sin tomar, aparentemente, partido, con el objetivo de que el espectador por sí mismo sea quien tome su propia opinión. "No me interesaba -dice el director- hacer un cine de panfleto, sino un cine que muestre cómo deben ser las cosas, porque lo intento es crear conciencia y que no responda el espectador de una manera específica". 

La Dictadura de Pinochet y el cine.

Encabeza el reparto el actor el mexicano Gael García Bernal muy conocido aquí en España, junto a otros grandes actores que nos son más desconocidos, Alfredo Castro y Antonia Zelgre que ya trabajaron a las órdenes del cineasta en sus dos últimas películas. Santiago 73 post mortem y Toni Manero que configuran una trilogía junto con la película que analizamos.  Las tres películas coinciden en ambientar sus historias en la dictadura de Pinochet, como una crónica con diferentes líneas políticas. "Jamás pensé en realizar tres películas sobre el mismo tema", reconocía el director.

                             santiago_73

Santiago 73 fija en un amargo trazos la vida de un hombre, empleado en una morgue, que se trastoca con la llegada de la dictadura a causa de la explosión de víctimas a raíz del golpe de Estado. Un ejemplo brillante de cómo van de la mano la tragedia particular y colectiva. La gran mayoría de películas centradas en la figura de Pinochet han profundizado sobre todo en la trágica represión que el general dictó para todos aquellos opositores del nuevo Gobierno que surgió del Golpe de Estado. Y cuando pensamos en las víctimas de la Dictadura, se hace inevitable pensar en la película de Costa-Gavras, Missing (Desaparecido). Jack Lemmon interpretaba a un padre coraje dispuesto a todo por encontrar a su hijo, perdido en el gran estupor del Chile de Pinochet.

- ¡Dios mío, le dieron tanto que no le soltarán hasta que esté en condiciones! No lo sé y no me importa. De veras no me importa, porque lo que está hecho, hecho está. Contacten con esa gente y díganle que me llevaré a mi hijo como esté. No armaré alboroto, no acudiré a la prensa. Redacté el documento que sea necesario y lo firmaré. Disculparé a cualquiera. Solo quiero llevarme a mi hijo. Es mi único hijo. 

             jack-lemmon-en-missing

Uno de los aspectos más interesantes y controvertidos del cineasta fue revelar la complicidad asesina de los Estados Unidos con el gobierno del dictador.  -No estamos implicados, nuestra postura es absolutamente neutral.

-Eso es mentira, señor embajador. ¿Cómo puede decirme eso cuando me consta que hay coroneles del ejército e ingenieros reunidos en Villa del Mar?

Mucho menos afortunada fue el retratro que hizo el danés Bille August en La casa de los espírtius, en cuyo tramo final nos mostraba la represión golpista. Por cierto, como sabrán, la novela homónima de la que parte la película es obra de Isabel Allende,  la hija del Presidente chileno derrocado por Pinochet.

 La película "No" trae las constantes políticas a un primer plano;  destacando eso sí, cóm el film del chileno Pablo Larraín y escrita por Pedro Peirano se convirtió en la primera cinta chilena candidata al Oscar a la "mejor película de extranjera".

                        película-No

              No película chilena