Todo cinéfilo ha visto en su director favorito el mejor cineasta de todos los tiempos. Para algunos seguramente sea John Ford, Hichtcock, Clint Eastwood, Spielberg, Kurosawa e incluso García Berlanga, pero para mí es Stanley Kubrick quien ostenta esa categoría. Es el maestro de todos los géneros, cuyas películas se han convertido en referencias absolutas y ningún otro cineasta cuenta con tantas obras maestras en su filmografía, ni en tan diversos géneros (como, por ejemplo, Howard Hawks, en el cine clásico) ni cuenta con tantos méritos cinematográficos o secuencias emblemáticas. 

Fue el maestro de la parodia política, con Teléfono rojo, ¿volamos hacia Moscú?

-Me vas a decir que estoy loco pero he tenido una comunicación con la base para quitar el apetito.

La película emblemática del terror psicológico, El resplandor

-¡Aquí está Jack!

               2001

O Lolita, un subgénero en sí mismo. Así observamos cómo gran parte de sus superproducciones son obras maestras, con Senderos de gloria, en el cine bélico o Espartaco, todo un pemplum clásico: 

-Craso tiene unos gustos muy particulares, querrá un espectáculo. Perdona Graco. 

Si nos limitásemos a los aspectos técnicos, habría que destacar numerosos puntos en la filmografía de Kubrick. Se observaría la ubicación de la cámara baja en Atraco Perfecto como parte de su estilo o los picados de Lolita, justificados por la mirada del protagonista. Pero también son interesantísimos sus largos travellings, como sucede en El resplandor o Senderos de gloria.  Kubrick estaba obsesionado por capturar la escena perfecta o por innovar en la fotografía (el uso innovador de la Stendycam en El resplandor) o de la luz natural en Barry Lyndon. Un uso genial de la música o  el constante origen literario de sus películas; el mejor Kubrick destaca por su gran estilo definido en una corta filmografía (tan solo 13 largometrajes).

Fue un maestro en cuanto a la fotografía y un buen ejemplo fue El resplandor. Por esos pasillos del hotel Overlook, se experimentó la stendycam, e incluso nos dejó uno de los planos nadir más expectaculares. 

                    1_planos_the-shinning-2

También sus películas se vieron turbadas por la controversia y la polémica (llegó a retirar La naranja mecánica de los cines, por su violencia explícita). Sin embargo, Kubrick fue el responsable de la mejor secuencia de apertura de la Historia (2001), de una de las grandes referencias de la ciencia-ficción (el superordenador Hall 9000), de uno de los dramas históricos (Barry Lyndon) y de una sorprendente reflexión sobre la violencia, ya sea la individual-grupal o la institucional (La naranja mecánica).  El hombre es el gran centro temático de su obra, desde la visión existencialista del ser humano (2001) a la violenta y demencial (El resplandor).

                  6526697543_0f09b68c2c

La locura suele ser un elemento común en gran parte de su filmografía y siempre que veamos una mirada como esta es que su personaje está perdiendo la cabeza o el control. Es el primer plano en pantalla de Alex, en La naranja mecánica, porque desde el principio sabemos que su personaje está loco.

-Ahí estaba yo, es decir, Alex.

Pero además es un punto de inflexión para saber que algo no funciona bien.

-¡Tarado, qué funciona mal en tu cabeza! ¿No te hicieron caso, tu papá y tu mamá cuando eras niño?

                         lolita

                    2001

                                 el-resplandor