20120724053350-200903093620-40391400-pelicula-el-jefe-de-todo-esto.jpg

Por supuesto no podía quedar fuera de este pequeño resumen cinematográfica, el cine europeo, incluida nuestra siempre crispada península, de la que destaco tres películas El jefe de todo esto, de lars Von Triers; Teresa, el cuerpo de Cristo, dirigida por Ray Loriga; y El silencio antes de Bach, película de Bella Portadella.

- Te lo devuelvo.

- Hasta me duele decir su nombre.

- Yo creo que cada uno podría elegir su nombre.

- ¿A sí?

- Y de poder elegir, ¿cómo te llamarías?

- Del jardín.

-No está mal. ¿Y yo?

- ¿Tú? Del pincel.

La propia naturaleza del cine europeo, está ligada a una rica idea de variedad, por la cantidad de países implicados, e incluso más allá de las fronteras comunitarias. Pero también a la continuidad de una profunda tradición cultural y a la saludable actitud de mantenerse permanentemente abierta a la presencia de nuevas tendencias y sensibilidades. La cosecha de la temporada 2008 no ha sido una excepción, al menos en cuanto al grueso de lo que se ha podido ver en nuestras pantallas. 

Del cine francés, destacamos "Conversaciones con mi jardinero". 

- ¿Por qué no te gusto? ¿Por qué soy fascista? ¿Y él te gusta por qué es comunista?

- Él me gusta porque es Manrico.

El final del año estuvo marcado por una historia de hermanos, italiana, con trasfondo político, mientras que el comienzo del cine europeo no pudo ser más prometedor gracias a La vida de los otros, en donde Florian Henkell hacía un acertado y sobervio retrato de los mecanismos de control y represión de la Alemania oriental, bajo el régimen comunista. 

- ¿De verdad eres de la Stasi?

- Pero tu sabes lo que es la Stasi.

- Sí, mi padre dice que son hombres malos que meten en la cárcel a la gente. 

                            la-vida-de-los-otros

Si el filme alemán lograba el Oscar a la mejor película extranjera acercándonos a una historia propia de su cinematografía, otros realizadores europeos repiten esquema y protagonista principal en su cita anual con el séptimo arte. Este es el caso del veterano francés Claude Chabrol que se aferra a la actualidad en su meteórica Borrachera de poder. "Esta película no pretende mostrar una realidad conocida, cualquier parecido con personas existentes es, como suele decirse, pura coincidencia". Fiel así mismo, Chabrol vuelve a contar con su actriz fetiche, Isabelle Hupper, para una película, que a pesar de su ironía inicial, que dice que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, habla precisamente de la realidad, y más en concreto de los actuales problemas judiciales de grupos político-financieros.

- Bien le escucho.

- No he tenido acceso a toda la documentación. Creo que tengo menos información que la prensa.

Sin embargo, el largometraje más destacado -al menos, dentro de mi humilde opinión- es otra de las citas esperadas esta temporada, el nuevo trabajo del danés Lars von Triers: El jefe de todo esto. Comedia irreverente, en la que aporta una nueva extravagancia visual, el sistema de Atomavisión que actúa a modo de cortina de humo, para reírse del mundo disparatado que retrata y de su condición de gran manipulador.

- Escuchadme, empezamos cuando oigáis la claqueta. Pista uno, toma uno.

- Chicos, esta ya va en serio.

Una de las sorpresas más agradables del año ha sido Once, modesta producción irlandesa. Toda una joya marcada por la sencillez formal y por la utilización de la música como esencia y soporte de una preciosa historia de amor imposible entre una inmigrante checa y un cantante callejero que anhela hacerse un pequeño hueco en la música con mayúscula.

Sin alejarnos de las islas británicas, encontramos la inteligente y divertida Tristam Shamdy, con la que Michael Winterbottom se desentendía temporalmente de los temas fundamentales y de denuncia a los puntos más candentes de la realidad, para abordar la adaptación de una novela imposible como el clásico de la literatura inglesa, escrito por Laurence Sterne. 

- Si mi padre hubiera tenido una mente más científica, la tragedia de mi nariz sehubiera evitado. Pero era de inclinaciones más filosóficas y estaba habituado a defender sus principios. Así que cuando nací, me sacaron con el mismo fórceps que había aplastado la punta del dedo.

Británica, también, Diario de un escándalo de Richard Eyre, un intenso drama psicológico en torno a un entramado de situaciones equívocas entre dos profesoras de distinta edad, engrandecido hasta más allá de sus auténticos méritos por las interpretaciones de la pareja protagonista Cate Blanche y Judy Dench.

- No lo vas a contar, no lo vas a decir a nadie.

- Eso no beneficiaría ni a ti, ni al chico y mucho menos a la escuela. No, esto es un asunto privado y así debe continuar.