20120722215102-syriana.jpg

-Stan, tengo la oportunidad de volver a Beirut, quiero volver, ¿corro peligro?

-¿Te refieres a tu mujer o a los psicópatas? Habla con Heztbolá. 

George Cloony tuvo que afearse para interpretar a Bob Marley, un agente de la CIA, destinado en el Próximo Oriente, pero su trabajo fue recompensado con un Oscar al Mejor Actor Secundario. 

-Solo el año pasado cerraron cincuenta periódicos, aunque sembráramos de parabólicas los tejados y vieran nuestras series, los ayatolas no cederían sobre el país. 

Se trata de un personaje que representa la guerra contra el terrorismo o la guerra sucia, acompañando a las políticas de las grandes potencias (EEUU) en los llamados "puntos calientes" del planeta. Una especie de soldado/espía que cumple misiones en zonas conflictivas siguiendo órdenes directas de un superior, que vive a miles de kilómetros una vida acomodada. Y para ello, toma dos aspectos fundamentales en Estados Unidos, desde el 11-S, la superioridad tecnológica y la llamada Patrioc Act, ley que restringe los derechos constitucionales para garantizar la seguridad nacional. En este sentido, el filme reflexiona sobre los aspectos éticos de esta tecnología –cuyos satélites convierten al mundo en una war rooms-. 

El guión de la película está basado en el agente real, Robert Baer, que trabajaba para la CIA y cuyo libro, dejaba al descubierto cómo la política exterior de USA, las acciones de la CIA y el terrorismo de corte islámico partían de una misma realidad: el control del petroleo. En los últimos años hemos asistido a varias reflexiones, más o menos convincentes, sobre cómo el petroleo, su extracción y distribución no sólo dirige las carpetas de política exterior de algunos países (Estados Unidos, verbi gracia) sino que es fuente de conflictos aún sin resolver.

                            syriana-2

Syriana es una película con muchos personajes y actores conocidos,  Jeffrey Wright, Mark Strong, Matt Damon, Amanda Peet, Christopher Plummer o Chris Cooper, dentro de un thriller-laberinto político entre Beirut, Whashington, Dubay e incluso Virginia (por las referencias a la CIA) y Marbella (zona de lujo y recreo de los jeques árabes).Otro que podrías citar es el personaje de Greoffie Wright, quien interpreta a un prometedor abogado a las órdenes de un poderoso Christopher Plummber.

-¿Estamos hablando de petroleo, verdad?

-Hasta el accionista más pequeño sabe que tratamos con países corruptos.

-Y son ilegales los regalos, el dinero o prometer dinero o cualquier artículo de valor para sobornar a funcionarios extranjeros.

A todos aquellos interesados por la historia, la web de la película presenta el guión completo. Así, observamos, por ejemplo que el filme recibió varios cortes radicales, que eliminó subtramas completas para reducir su excesivo metraje. Destacamos la subtrama en la que se describía la vida personal de Bob (Clooney) y su esposa (Greta Scacchi), de la que apenas ha sobrevivido una secuencia huérfana (la conversación entre Bob y su hijo), totalmente prescindible en esta versión.

Al final, Syriana cuenta con tres líneas argumentales que tienen como un mismo punto en común. Las grandes multinacionales (en este caso, sobre el estratégico y fundamental petroleo) se sirven de las políticas más controvertidas para sacar adelantes muy ventajosos contratos económicos. Las organizaciónes gubernamentales (CIA) ayudan a las potencias (EEUU) para que estas logren afianzar sus intereses políticos y económicos, incluso llendo en contra de los valores morales que defienden en su país. Eliminan al príncipe árabe que se presta a mayores reformas sociales y democráticas de su propio pueblo, mientras busca una forma de sustituir una economía obsesionada en los recursos petrolíferos. Una tercera trama de la película presenta al terrorismo islámico, que utiliza argumentos similares para su propio fin: la lucha entre Occidente y el mundo Islámico. 

                                  Syriana-movie-35

                              2057_10891

                               syriana-movie-4