20120429233342-ryan-reynolds-buried.jpg

En el magnífico, pero inusual, capítulo “El asfalto”, Narciso Ibáñez Serrador presentaba en su mítica serie Historias para no dormir, a un hombre que al cruzar la calle  quedaba atrapado en un agujero de alquitrán. Al mismo tiempo que se iba hundiendo poco a poco, veía cómo los demás pasaban por su lado de forma inmisericorde e insolidaria, topándose con esta cruda realidad y, por último, de la administración.

                        buried4

Algunos puntos en común lo encontramos en Buried (Enterrado). Se trata de una película inusual en donde el protagonista está encerrado en un ataúd y los espectadores, con él, porque en ningún momento se aleja de su punto de vista y la cámara no sale nunca de esas cuatro paredes. Pero la maestría fuera de lo común de su director, Rodrigo Cortés, no se limita a estructurar el filme en un espacio único, sino en dotar a los noventa minutos de metraje de elementos de thriller, de cine de acción y aventuras. En definitiva es la historia de un hombre encerrado en un ataúd. Con esta premisa, no se espera mucho de una película que pueda parecer experimental, pero que en el fondo está lleno de suspense en sus noventa minutos y con muy pocos elementos: apenas un mechero, un teléfono móvil, algún invitado inesperado, un exterior que no existe, - salvo por las conversaciones telefónicas-, y un conflicto –la Guerra de Irak- que da mucho juego.  

-¿Departamento de Estado?

-Soy ciudadano americano, estoy en Irak, he sido secuestrado. Tengo que hablar con alguien, inmediatamente. 

"Las películas con una premisa pequeña suelen tener un gran comnponente metafórico, pensemos, por ejemplo en El diablo sobre ruedas". El resultado es el de un filme muy intenso que nada tiene que envidiar a las producciones hechas en Hollywood, a pesar de rodarse en inglés con temática y actor, americanos. 

Paul Conroid, un funcionario civil que trabaja en Irak como transportista, se despierta dentro de un ataúd tras sufrir una emboscada su convoy. Intentará buscar ayuda en el exterior, a través del teléfono móvil, pero se ncuentra una y otra vez con la reticencia de la burocracia. Es entonces cuando observamos que el filme se perfila como una crítica hacia las peores cualidades de la sociedad moderna. 

-¡Estaban disparando a todo el mundo, en mitad de la calle!

-¿Quiénes?

-¡No lo sé!

-Tranquilícese y deje de gritar.

-¡Estoy gritando porque no me escucha!

                         2010_buried_004

“Aquí vemos cómo el verdadero enemigo de Paul Conroy no es la oscuridad, ni siquiera es la falta de oxígeno, sino la realidad, la burocracia. Casi la mediocridad humana”. Así nos contaba el propio director, sobre el principal mensaje de la historia. 

-¿Cuál es su número de la seguridad social, Paul?

-¿Qué? ¿Por qué? ¿Qué más da? ¡Estoy encerrado en mitad del puto desierto! ¿Qué más da cuál sea mi número de la seguridad social? ¡Soy americano, tienen que encontrarme!

Pero no por contar con un único espacio, la película debió ser fácil de rodar. Las dificultades para rodarlo, lo encontramos en las propias palabras del director: "En una de las secuencias, el personaje de Paul Conroy estaba hablando por teléfono, lo que no define demasiado, ¿verdad?, mientras que la cámara daba dos vuelta en torno a él, dando dos giros de 180º. Eso, dentro de un ataud significa una construcción con paredes móviles, que se levantaban y se colocaban conforme la cámara iba avanzando".

                    Buried_galeriaBig

-Lo último que necesitamos es acabar en Al-Jazeera.

-¿Necesitamos? 

-Sí, no quisiéramos tener un conflicto internacional. 

-¡Ah, comprendo! Eso es lo único que os preocupa, ¿qué pasa conmigo?

-Por supuesto, para eso estamos aquí.-No, no, no. Por supuesto que no. Yo os importo una mierda. Ya han matado a seis de mis compañeros y ni siquieramos teníamos blindaje. 

-Es que no soys soldados. 

-Eso cuéntaselo a quienes me han encerrado. 

Enterrado parte de una casi ausencia de elementos para sacar el mayor partido posible del encerrado más prolongado en el séptimo arte. Y aquí reside la importancia de su principal referencia: Alfred Hitchcock.  "Te fijas en Hitchcock porque lo ha hecho antes y lo ha hecho mejor. Te fijas en Náufragos, que sucede entera en una barca en mitad del océano o en La soga, que respeta al máximo la únidad espacial y temporal en sola toma. Para poder suparar estas limitaciones , el desafío no se trata de llevar Naufragos a un ataud, sino hacer Con la muerte en los talones, dentro de una caja".