20120328154335-fotograma-de-la-pelicula-la-naranja-mecanica.jpg

-Ahi estaba yo, es decir, Alex y mis tres drugos, Pete, Georgie y Dim. Estábamos en el Dorova Milk Bar. En el Dorova Milk Bar servian leche plus: leche con veloceta, o con drencromina, que era lo que estabámos tomando. Aquello nos agudizaba los sentidos, y nos dejaba listos para una nueva sesion de la vieja ultraviolencia.

El cine se ha nutrido de discursos, monólogos y frases de todo pelaje y condición. Allá dónde aparezcan algunos personajes reunidos en la gran pantalla, aparece el elocuente don de alguien locuaz que suelta una arenga, una cita emblemática o alguna frase lapidaria. Son tantísimos los momentos del cine que es difícil hacer una selección de los mejores, los que nos han gustado más o aquellos que nos resultasen simnpáticos o significativos. Pero aquí no encontrarás ni Shakespeare ni a Presidentes de los Estados Unidos. ¿Qué criterios se ha seguido para esta selección? La verdad, no sabría decir. Solamente hay que disfrutarlos y en cada uno, pensar en sus propios diálogos. 

La arenga de William Wallace (Mel Gibson) en Brave Heart es uno de esos grandes momentos del cine. 

               Brave Heart

-Luchad y puede que muráis. Huid y viviréis. Un tiempo al menos. Y al morir en? vuestro lecho, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos los días desde hoy hasta entonces, por una oportunidad, solo una oportunidad de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Pueden que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡¡la libertad!!. Alba Gu bràth! ("Viva Escocia", en escocés antiguo).

El siguiente escenario nos lleva a los barrios bajos de Inglaterra, en donde viven unos jóvenes adictos a la heroína. Transpoitting daba comienzo con un expléndido monólogo sobre los modos de vida y el consumismo. ¿Para qué eligirías la vida?

             Trainspotting4

 -Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos digitos. Elige bricolaje y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la vida… ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?

 Viajamos a la antigua Roma, para encontrarnos con un personaje singular, el de Máximo en la película Gladiator (Ridley Scott).

                      gladiator_poster

-Me llamo Máximo Décimo Meridio, comandante de los ejercitos del norte ... leal servidor del verdadero emperador Marco Aurelio. Padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada y alcanzaré mi venganza en esta vida o en la otra.

 De un mundo antiguo, pero fantástico, surje otro de los héroes más célebres del cine. Conan, el héroe de Cimmeria. De la película Conan, el Bárbaro, es esta oración a su dios, Crom:
                                Conan Esclavo

-Crom, jamás te he rezado, no sirvo para ello. Nadie, ni siquiera tú, recordarás si fuimos hombres buenos o malos, porqué luchamos o por qué morimos. Lo único que importa es que, hoy, dos se enfrentan a muchos. Crom, el valor te agrada. Concédeme pues una petición, concédeme la venganza. Y si no me escuchas... ¡vete al infierno!
 

Los violentos personajes de Quentin Tarantino también tienen el don de la elocuencia. Lo encontramos en este asesino a sueldo llamado Julius e interpretado por Samuel L. Jackson (Pulp Fiction), con un monólogo bíblico, aunque inventado. La verdad, ¿importaba algo?

                      MSDPUFI EC043

-El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por la avaricia de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que, en nombre de la caridad y de la buena voluntad, saque a los débiles del Valle de la Oscuridad. Porque Él es el verdadero guardián de su hermano y el descubridor de los niños perdidos. ¡Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquéllos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos! ¡¡¡Y TÚ SABRÁS QUE MI NOMBRE ES YAVÉ, CUANDO MI VENGANZA CAIGA SOBRE TI.

 Terminamos con otro grupo de outsiders, antisistemas; el grupo liderado por Brad Pitt en El club de la lucha.
 

                     El club de la lucha

- La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco nos hemos dado cuenta y estamos, muy, muy cabreados.