20110913010917-cameos-de-director.jpg

Hay algunos directores que no se conforman con aparecer en los títulos de créditos, sino que también quieren verse en su propia película. Eso es lo que llamamos "cameo", breves apariciones como un figurante más o con sus frases. El mejor ejemplo fue Alfred Hichtchock, quien aparecía de todas las formas inimaginables desde paseando con unos perros en Psicosis; subiéndo a un tren con un chelo, en Extraños en un tren; e incluso, se las ingenió para aparecer en Náufragos, en un anuncio de un periódico, sobre un producto de adelgazamiento. Fue tal esta tradición que el espectador se pasaba toda la película buscándole, hasta que decidió poner sus apariciones al inicio. 

No es raro, por tanto, que su serie Alfred Hithcock presenta, comenzara cada episodio con una presentación del propio creador.  Al final, el maestro aparecía para hacer su propia lectura de la historia en clave de moraleja, y hacer de paso algún que otro chiste. He aquí, un ejemplo del episodio El caso del Sr. Phelman, una de las más inquietantes historias sobre dobles y suplantación de la identidad, jamás filmadas.

 - Pero yo soy Alfred Hitchock y puedo demostrarlo.
- Intentó usurpar mi personalidad, pero se olvidó de un detalle, el chicle del bolsillo de su chaqueta. Alfred Hitchock nunca llevaría un chicle en su chaqueta. Pobre hombre. Perdonen, necesito un momento para recuperarme.

 

                       cameo-jackson-3

Más difícil era encontrar a Peter Jackson entre sus filmes, capaz de disfrazarse como buen friky de los diferentes personajes que poblaban sus películas. Pero ahí estaba, tanto en sus primeros trabajos -apareciendo como uno más- quizás para ahorrarse unos cuántos dólares en un secundario; como en la saga del Señor de los Anillos

También los grandes directores se han atrevido a aparecer delante de las cámaras.  Francis Ford Coppola hacía de sí mismo en Apocallisys Now.

- No miren a la cámara, compórtense igual que en el combate.  

Francis Ford Coppola en ´Apocalypse Now´ (1979)

                Scorse De Niro Taxi Driver

Martin Scorsese se daba un paseo en el taxi de Travis Bincle, en Taxi Driver, y se ponía a charlar con el personaje. 

- Voy a matarla con una pistola Magnum 44, si señor, la mataré con una Magnum 44. ¿Has visto alguna vez lo que puede hacer Magnum 44 con la cara de una mujer?

Y Polanski abandonaba la claqueta de director para empuñar la navaja de matón y así romper la nariz del protagonista de Chinatown, que luciría en buena parte de la película.

                               polanski Chinatown

- Es un curiosón, ¿eh? Vamos a darte una lección a los que metén la nariz en donde no les llaman. 

Existen cameos tan curiosos como el de David Cronemberg, quien aparecía como médico en su película La mosca. Al parecer, Scorsese le había dicho que tenía cara de cirujano de Beverly Hills y el director había tomado buena nota. Otros cineastas todavía no saben muy bien sus verdaderas preferencias, como actor o como director. Esto le sucede a nuestros siguientes protagonistas. Shymalan suele reservarse un breve papel en sus propias películas. De su filmografía, apenas salvamos El sexto sentido; eso sí debería plantearse lo de aparecer en ellas. Mientras que hay quienes aportan un buen guiño a la historia, como hacía Quentin Tarantino en sus filmes, sin ni siquiera saber interpretar bien. En su primera película, Reservoig dog, le veíamos tanto como actor como director.

- Había algo que no había sentido aún, dolor.  Sí, dolor. Le duele igual que la primera vez.

Oliver Stone aparecía en la película sobre el músico Jim Morrison (Val Kilmer) "The doors", como profesor de arte. 

M. Night Shyamalan en ´Señales´ (2002)

 Oliver Stone en ´The Doors´ (1991)