20090922004719-zodiac-03.jpg

Zodiac, un nuevo relato criminal del creador de Seven, David Fincher, nos acerca a los pasos de un asesino en serie, basado en un hecho real. Varios filmes han construido su argumento inspirándose en los crímenes de Zodiac, un criminal que actuaba entre los años sesenta y ochenta en los alrededores de San Francisco, aunque la última incursión, la propuesta por este maestro del suspense y cineasta de estilo visual bastante particular, es la más detallista y completa de todas.

El guión realista y sobrio pende en una serie de personajes principales que se relacionan, directa o indirectamente, con el criminal, como por ejemplo el policía encargado del caso, que en la cinta es interpretado por Mark Ruffallo; un periodista especializado en casos similares, Robert Dowing Jr.; y el dibujante de uno de los periódicos en donde el personaje de Zodiac solía colaborar, el verdadero protagonista. Alrededor de ellos gira la trama, una investigación policíaca y periodística, que se entrelazan.

- El hombre es el animal más peligroso, lo había oído antes en El malvado Zarov.
- ¿Quién es El malvado Zarov?
- Es una película sobre un conde que cazaba personas por diversión, ¡personas!. El malvado Zarov.

Con estas pequeñas pinceladas, y una espléndida ambientación y grado de detallismo y verisimilitud, David Fincher logra contarnos la historia de este asesino en serie los distintos grados de obsesión, en algún caso patológico, que provocó en sus perseguidores.

- Soy el asesino de los dos adolescentes de las navidades pasadas en el lago Herman y de la chica del 4 de julio.

Dejemos las cosas claras desde el principio, estamos ante una de las primeras grandes obras maestras del siglo XXI y pasará a la historia, el tiempo lo dirá, como la película que trascendió el género de los asesinos en serie para situarlo en un lugar inalcanzable y desmarcarse de toda la basura morbosa que ha generado este tipo de películas. Hubo un tiempo en que un escritor, un tipo raro y extravagante, quiso lograr un propósito sólo a la altura de su ego, escribir la primera novela objetiva de la historia. Se trataba del suceso por el cual la pequeña localidad de Kansas, Holcomb sería recordada, los asesinatos de la familia Clutter, que dieron lugar a la interesante novela A sangre fría. Pero su autor, Truman Capote, fracasó en su empeño. En esta ocasión David Fincher sino logró el sueño del escritor, al menos se ha embarcado en un proyecto más que convincente, desvelando los sinsabores que padecieron los investigadores de esta truculenta historia. Para ello, ha bastado una aproximación honesta y llena de talento, un retrato verídico de un estado de ánimo colectivo, pegado a la realidad, que tuvo lugar hace unos cuantos años.



Al comparar Seven con Zodiac descubrimos que la madurez existe. Dos películas, aparentemente sobre la misma temática pero muy alejados en sus planteamientos y resultados. En Zodiac no hay una voluntad tramposa de crear una atmósfera agobiante a partir de esos recursos tan evidentes, un juego morboso entre el asesino y el policía para ver quien es el que tiene un mayor coeficiente intelectual, y cuyo precio, la crueldad gratuita de la que muchos filmes han sacado petróleo, da paso en Zodiac a un proceso muy riguroso de lo que realmente ocurrió. Pero, además, capaz de presentar una radiografía de una época hasta la propia condición humana.

Es aquí en donde debemos aludir a unas referencias más que evidentes, que el cineasta de El club de la lucha da riendas sueltas, destacando principalmente el film de los años 70 Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula) De hecho, Zodiac se parece más a la película de Pakula, que a Seven o a cualquiera de las secuelas que generó el asesino del Zodiaco.

 - Tiene que tener en cuenta lo que dijo uno de sus empleados, el señor Howardhands.
 - ¿Qué clase de información?
- Se trata de encajar en su personalidad. Sabemos por ejemplo que trabaja o trabajaba como escritor. Dicen que es un novelista y parece que ha estado en la oficina del señor Colbson, en la Casa Blanca.

Alan J. Pakula, uno de los especialista del cine de conspiraciones (El informe pelícano), relataba en la gran pantalla, las presiones a la que se vieron dos míticos periodistas norteamericanos, Woodward y Berstein (encarnados por Dustin Hoffman y Robert Redfort) en su intento por aclarar una de las intrigas políticas más interesantes de los Estados Unidos, el caso Watergate. Pero las referencias a la película de los setenta, no se limita a unas imprecisas semejanzas con los personajes del film, sino a unas apariciones fantasmales de Nixon, quien presidía el gobierno en los años del Watergate, considerado como el peor presidente hasta George Bush Jr. Se puede ver en la redacción una pegatina con su nombre e incluso aparece en la televisión.

-Es Zodiac quien habla. 


 Si vemos otras películas con la misma temática, e incluso algunas de la versión de esta adaptación, los personajes principales discurren en pantalla con una frialdad casi pétrea en su caza particular en el asesino. En esta ocasión, la frustración de los personajes reales se ve bien reflejada en la película de David Fincher, como en el caso  del detective David Toscci, que fue toda una celebridad mediática en su época, a punto de ser nombrado jefe de la policía, cuando le adjudicaron este caso, por el que quedó degradado en el cuerpo. Se dice que uno de los detectives más famosos del celuloide, que operaban en San Francisco, el personaje Bullit del actor cool Steve McQueen se inspiró en Toscci, y desde luego, copió su misma gabardina. E incluso no podemos olvidarnos la gran semejanza con la saga de Harry Callahan, creada por Don Siegel y con Clint Eastwood como el duro inspector de policía de San Francisco. De hecho, existen similitudes entre el psicópata Zodiac y Scorpio. 

 Hay un quinto personaje de esta película que es la ciudad de San Francisco, a finales de los 60 y 70, que lejos de la música de la época, caracterizada por el movimiento hippy, tuvo su lado oscuro. La imaginación popular, todavía hoy en plena ebullición, sobre una serie de crímenes sin resolver, atribuye a todo tipo hipótesis y conexiones entre acontecimientos del momento. Ciertamente San Francisco vivía una pesadilla en los años sesenta. Justo unos meses después de la aparición de Zodiac, los Rolling Stone dieron un desastroso concierto, con asesinato incluido, que para muchos significó el fin del espíritu de esta revolucionaria década. Para algunos, Zodiac estuvo ahí en cuerpo y alma.