20090131215240-harry-potter.jpg

Volvemos a la escuela, a la escuela de magia de Howargds en donde Harry Potter cursa su quinto curso, para comprobar cómo han ido creciendo unos personajes y los actores que conocemos desde que eran unos niños, cuando comenzaron esta saga llena de magia, fantasía, aventura y amistad, al mismo tiempo que abordamos los buenos resultados de la colaboración entre la literatura y el cine pensado para el gran público.

- Disculpe, ¿podría decirme cómo...?
- ¿Cómo llegar al andén? No te apures, también es el primer año de on en Howargds. Lo único que tienes que hacer es ir con decisión hacie el muro, entre los andenes 9 y 10.

 Desde que por primera vez, Harry Potter y sus amigos cruzaran la pared del andén 9 y 3/4, no han parado de llenar de magia y fantasía nuestros aburridos mundos. En esta ocasión, el personaje de Harry Potter llega con su quinta entrega cinematográfica con los mismos protagonistas y una historia tenebrosa.

 La idea de trasladar las obras de J. K. Rowling parte del director Chris Columbus realizador de títulos tan taquilleros como Sólo en casa y Señora Dodfuller. De este modo, la saga y el sucesivo fenómeno mediático surgido con la pottermania, dio el pistoletazo de salida con la primera entrega, Harry Potter y la piedra filosofal. En esta cinta, empezamos a conocer a los personajes, siendo aún niños, y a uno en concreto, el protagonista, un chico que se entera en su undécimo cumpleaños que es huérfanos de unos poderosos magos que murieron asesinados. Harry es invitado a asistir al colegio Howargds de magia y hechicería, en donde se embarca en la aventura de su vida.

- Harry Potter, ¡qué extraordinario honor!.

Bajo la batuta del realizador Chris Columbus, se llevaría a cabo Harry Potter y la cámara secreta, en la que un elfo avisa a Harry que una amenaza mortal se cierne sobre la escuela. Entre las grandes novedades de esta segunda entrega, es Keneth Branath, como el vanidoso profesor de la defensa contra las artes oscuras así como el recientemente fallecido Richard Harris.

 - ¿Tiruis Black se ha fugado de Azkaban para buscarme?
- Sí.
- Pero le acabarán cogiendo.

 Con el cambio de director, Chris Columbus cedió el testigo de la dirección al mexicano Alfonso Cuarón, Harry Potter y el prisionera de Azkabán arranca cuando el personaje principal, accidentalmente, utiliza la magia fuera de Howargds, algo prohibido, cuando se entera de que un enigmático mago, Tirus Black, se había escapado de azcaban, una especie de prisión de máxima seguridad para este tipo de personajes. Entre los actores de reparto, encontramos a Gary Oldman, en el papel del siniestro Tirius Black, y una irreconocible Emma Thompson.  Esta tercera parte de la saga se convirtió en la mejor entrega hasta el momento.

 Tras Alfonso Cuarón, Mike Niewel se encargaría de trasladar a la gran pantalla el cuarto volumen de la saga, con una entretenida y decorosa continuación, pero que en algunos aspectos se situaban por debajo de su predecesora. Harry Potter y el cáliz de fuego prolongó registros siniestros y oscuros, que dominaban sobre las anteriores entregas.

 - El Sr. Potter no tiene elección, es desde hoy un campeón del torneo.

Como novedad, introdujeron temas más adultos, como son las inseguridades sentimentales propias de la adolescencia.

- Da igual que un chico no vaya con nadie, pero una chica, ¿qué triste?.
- ¡No voy sola, por raro que parezca me lo han pedido!.

En el quinto episodio, Harry Potter y la Orden del Fénix, la primera entrega cuyo guión no está escrito por Stephen Love, los temores del joven mago se cumplen, el temido Lord Voldemor (Ralph Fiennes) ha vuelto. Lo que obliga a Harry Potter a reunir fuerzas para vencer al Mal, mientras que su enemigo hace lo propio con la idea de dominar el mundo, por lo que los fans de Harry se pueden preparar para sufrir, porque la película cuenta con escenas dramáticas de inusual intensidad en esta serie:

- Cornelius, espero que entres en razón, la evidencia de que el Señor Tenebroso, Lord Volvemor, ha regresado es irrefutable.

Los protagonistas han crecido ante nuestros ojos. Esa revolución hormonal de la adolescencia, que ya empezaba a observarse en el film anterior, da paso a un aspecto más adulto en la vida hollywoodiense de este joven personaje, a medio camino entre, el listillo y algo feucho joven Sherlock Holmes de El secreto de la pirámide y Sabrina, una bruja adolescente. Porque en esta película en la que Harry da el primer beso y recluta a un ejército - la Armada de Dumbledor- para someter al poder del Mal, no la podremos ver con la misma perspectiva de antes. Va a ser difícil mirar a Daniel Radclieft con su túnica vaporosa y sus gafitas redondas sin acordarnos del cartel promocional de la obra de teatro Equus, en el que aparece desnudo enseñando su varita. Porque el joven actor, al que vimos siendo niño, se ha hecho mayor y ya aspira a un placer adulto.

 En un sentido similar, este personaje invierte la famosa máxima de un viticultor: "que el vino gana con los años", porque Harry es un buen ejemplo de lo difícil que es crecer en ciertos contextos. A pesar del argumento y del beso -por cierto, insulso- el personaje principal no ha sabido mantenerse en el papel que le ha otorgado el destino, mucho más solitario que en las anteriores entregas y enfadado, algo que quizás no se veía tan claro en los pasados episodios. Nos han querido vender una historia, en apariencia más oscura y compleja, lo que se refleja en la evolución del personaje principal. De hecho, el paso del tiempo se nota, la historia es cada vez más enrevesada, menos infantil, y quizás también la más genuina de la saga, aunque se observan pocos avances con respecto los anteriores episodios, por lo que el argumento llega a ser aburrido en algunos momentos. En este se hacen referencias a diversos temas como la soledad, la búsqueda de la verdad, la rebeldía ante el poder o la delgada línea que separa el Bien del mal. Así lo explica el personaje interpretado por Gary Oldman.

 - Además, el mundo no se divide sólo entre buenos y mortífagos, todos tenemos luces y oscuridad en nuestro interior.

En este cambio continuo de directores, ahora le toca el turno al mediocre británico David Yates, muy popular en Estados Unidos, por dirigir algunas conocidas series televisivas. Entre las nuevas incorporaciones, se une a este reparto británico, la actriz Imelda Stauton, que interpreta a Dolores Umbridge, una de las profesoras incorporadas a la escuela Howgarts, esta temporada.

- ¿No serán estos maleficios para artes mágicas?
- Sí.
- No sé por qué necesitáis maleficios para mi aula.

La quinta entrega de la saga nos confirma que Harry Potter se ha convertido en una franquicia, en la que nadie se puede salir de su carril marcado, como el molde las hamburguesas, aludiendo al comentario anterior. Porque da igual quien lo dirija o quien escriba el guión. A pesar de las dos entregas dirigidas por Chris Columbus, las otras dos, por Mike Newell y Alfonso Cuarón, y la última, por David Yates, lo peor es que no hay ni la menor diferencia entre unas y otras. No se les puede reprochar técnicamente, pero no han conseguido otorgar personalidad alguna y condición artística. Por otra parte, el argumento de la última entrega se ha anquilosado en un producto de marketing, ocupado en pregonar a los cuatro vientos el regreso del Señor oscuro, Lord Voldemor.

También es puro marketing todo el entramado que se ha gestado alrededor de la saga, cuyos productores han sabido siguiendo una serie de pasos:

 
1. Tener un actor solvente (y no necesariamente un sex-symbol o una superestrella) como protagonista.

2. Conseguir villanos a la altura de las circunstancias.

3. Basarse en un best-seller de rentas millonarias.

4. Comprar los mejores ordenadores para poder crear efectos especiales de infarto.

5. Una historia llena de traumas y acción para que conquiste tanto al público adolescente como al adulto.

6. Una campaña publicitaria omnipresente.

7.  Dejar bien claro que esta va a ser la mejor de la saga.

 8. Un presupuesto estratosférico.

 9. Asegurarse de que el chico tiene rollo en la película.

10. Dejar un final abierto.

 Sin embargo, habrá que esperar a la conclusión de la saga con la llegada del último volumen a las librerías a cargo de la escritora J. K. Rowling, para saber qué suerte deparará a estos carismáticos personajes. Frente a esto, los fans de la saga se tendrán que conformarse con un filme en donde los efectos especiales cuentan con un gran protagonismo. Quedaría, por ejemplo, el humor característico de Los Simpson,  que nos acerca en un par de ocasiones a las entregas de Harry Potter, por ejemplo en el primer capítulo de la temporada 13, en el que esta peculiar familia viaja a Londres, conoce a la escritora y Lisa le pregunta: ¿Podrías contarme el final?. A lo que responde, Rowling: "Harry crece y se casa contigo, ¿eso querías oír?".