La cinematografía nos ha ido acercando cualquier período de la Historia, por lejano que fuese, aunque con mayor o menor profundidad y verismo histórico. En este sentido, la visión que el séptimo arte nos ha ofrecido de la Edad Media, se ha movido entre la imagen cuidada, limpia y heroica, típica de las películas de Hollywood de Robin de los Bosques, a las grandes producciones de los años cincuenta o las aproximaciones más realistas del cine moderno. Un viaje en el tiempo que nos acercará a reyes, caballeros, monjes, juglares o campesinos. Sin olvidarnos de otras grandes temáticas como la legendaria figura del Rey Arturo. Las leyendas artúricas han dado pie a una larga filmografía, siendo Excalibur (John Boorman)  la representación más conseguida en el séptimo arte. Aparte del musical Camelot, protagonizado por Richard Harris, Los caballeros del Rey Arturo, un film para la Metro de Richard Thorpe con unas caras muy conocidas (Robert Taylor, Ava Gadner, Mel Ferrer), sin embargo no llega a la calidad dramática de esta nueva versión, pareciendo más trovadores con armaduras resplandecientes y penachos de plumas, que el mundo mágico propio de las leyendas artúricas.

 Los caballeros de la llamada Tabla Redonda aparecen equipados llevando arneses militares propios de distintos siglos del medievo. Destacan las largas lanzas de torneo, las cotas de malla, los cascos y las testeras de las monturas, propias de la caballería francesa del siglo XV. Cuando abandonan estas funciones de guerreros, estos mismos personajes parecen acaudalados burgueses renacentistas, luciendo toda suerte de sedas y brocados.

- ¿Buscas lo que desea Arturo? ¿Eso que llaman el Grial?

 Por lo que respecta al plano ideológico, protegen a humildes, como no podía ser de otro modo, y defienden la Cruz o buscan los Sagrados Tesoros, como el Santo Grial. Personajes que participan en las cuitas de la gente de aquellas épocas, atormentados por la guerra, la peste o con supersticioso miedo que lo invadía todo. Estas historias suelen estar ambientadas en un mundo rural medieval, en donde el futuro Cristianismo no era sino la pátina de respetabilidad que envolvía muchas creencias ancestrales que la Cruz no conseguiría erradicar por completo.

 Otros de los caballeros medievales más cinematográficos fueron los Templarios. Lo cierto es que el séptimo arte no ha mantenido un gran acierto historiográfico, con ellos, que suelen ser confundidos con los cataros o los Hospitalarios. Los templarios, la orden militar más famosa del medievo, también han aparecido en la pantalla como cruzados, los soldados cristianos que formaban parte de una serie de expediciones para recuperar los Santos Lugares.

 Desde la versión muda de Cecil B. Demille hasta la versión de Ridley Scott, algunos cineastas han retratado a los cruzados con simpatía, como Steven Spielberg en Indiana Jones en la última cruzada.

- ¿Quién es usted?                                                                
- El último de los tres hermanos que juraron hallar el Santo Grial.

                                        Ultimo cruzado
Todo lo contrario que El Reino de los cielos (R. Scott), una película rodada en España, para versionar la historia de la Tercera Cruzada, presentando a los cruzados como unos personajes beligerantes, sin ningún aprecio por la espiritualidad.

 - Dame una guerra.
- Eso sé hacerlo.

 Pero se equivocan si creen que lo habían visto todo sobre tergiversaciones históricas, con respecto a las órdenes de caballería medievales. Nos faltaba Dan Brown y su inefable Código Da Vinci, en donde los templarios eran los más peligrosos, tanto en su relación con el Santo Grial, también llamado Tesoro de Jerusalén.